Berlín es la capital de Alemania y es también uno de los 16 estados que la conforman y está rodeado del estado de Brandenburgo. Data del siglo XIII. Es la ciudad más poblada del país y también dicen que es la más barata.

BERLÍN

Berlín fue la capital del Reino de Prusia, del Reich alemán, de la República de Weimar y del Tercer Reich. A consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, el país se dividió en dos, convirtiéndose Berlín en la capital de la República Democrática Alemana, mientras que Bonn se convirtió en la capital de la de la República Federal de Alemania.

La ciudad también se dividió en dos partes separadas por el tristemente famoso Muro de Berlín que separó familias enteras durante 28 años, desde 1961 hasta 1989. Así, parte de la ciudad pertenecía a la República Democrática Alemana y la otra mitad a la República Federal. La caída del muro, el 9 de noviembre de 1989, fue todo un acontecimiento mundial. La ciudad se convirtió en una fiesta y desde entonces lo que queda del muro ha pasado a ser un reclamo turístico. En 1990 se produce la Reunificación alemana, por la que la RDA fue anexionada a la RFA que trasladó su capital de Bonn a Berlín

Berlín es una ciudad cosmopolita y un centro artístico y cultural muy importante. Sobre el origen de su nombre hay varias teorías, pero una de ellas es que puede aludir al animal que es el símbolo de la ciudad, el oso que en alemán se dice Bär (pronunciado Ber)

MONUMENTO AL OSO, SÍMBOLO DE BERLÍN

Los semáforos de Berlín

Son uno de los símbolos de la ciudad. Los semáforos de Berlín, bueno en general de toda la zona que fue la RDA tienen la particularidad de que en ellos está el Ampelmännchen un hombrecillo que cuando está en rojo extiende los brazos, en señal de que te detengas y cuando está en verde da un paso hacia adelante invitándote a cruzar. El Ampelmännchen se creó en 1961 en el Berlín Oriental con la finalidad de que todos los peatones, ya fueran niños, ancianos o personas discapacitadas comprendieran mejor lo que significaban el color de las luces de los semáforos. Hubo un tiempo, no hace mucho, que podías distinguir si estabas en el antiguo Berlín Oriental u Occidental solo por los semáforos, pero en 2005 el Ampelmännchen pasó a adornar también los semáforos de toda la ciudad.

Actualmente puedes llevarte a tu casa a este simpático hombrecillo como recuerdo, en forma de tazas, llaveros y todo lo que te puedas imaginar.

¿Cómo llegar?

La mejor forma de llegar a Berlín es en avión. La mayoría de las ciudades europeas tienen vuelos directos a Berlín Tegel (TXL). Desde el aeropuerto, que está a 7kms, hay transporte público al centro de la ciudad:

Autobús BVG Jet Express nºX9 hasta la estación Zoologischer Garten (centro de la ciudad). El tiempo de viaje a la estación Zoo es de 19 minutos.

Autobús BVG Jet Express TXL hasta la estación principal de tren/Hauptbahnhof y Alexanderplatz. El tiempo de viaje a Hauptbahnhof es de unos 21 minutos y unos 30 minutos a Alexanderplatz

Autobús BVG Jet Express nº109 hasta la estación Zoologischer Garten (centro de la ciudad). El tiempo de viaje a la estación Zoo es de unos 30 minutos. Este bus es más lento que el autobús X9..

Autobús BVG Jet Express nº 128 hasta Osloer Strasse. El tiempo de viaje a Osloer Strasse es de unos 23 minutos.

Puedes mirar horarios y precios de los buses en la web de BVG

A parte del transporte público, también podrás llegar al centro en taxi, Uber o incluso transporte privado.

Desde las principales paradas podrás conectar con el metro (U & S), echa un vistazo en S-bahn o en VBB

Si ya estás en Alemania o en los países de alrededor, podrás llegar en tren, Alemania tiene una completa red de tren de alta velocidad. Puedes consultar horarios y precios D-bahnl

¿Qué comer?

Aparte de la comida tradicional alemana, que te detallo en el post de Alemania, hay platos que son típicos de Berlín como:

  • Eisbein mit Sauerkrat: es el codillo cocido con repollo, como lo solemos comer aquí con chucrut, porque hay otras zonas de Alemania donde en lugar de cocido lo sirven asado y no está tan jugoso.
  • Kartoffelsuppe: se trata de una sopa a base de patatas, verduras y trozos de salchicha
  • Currywurst: es una de las variedades de salchichas más populares de Alemania. Se trata de una salchicha con kétchup y curry en polvo por encima. Se suele servir en rodajas acompañada de patatas fritas. Lo puedes encontrar sobre todo en los puestos callejeros y en los mercadillos de Navidad.
  • Schnitzel: es originario de Viena, pero ya se ha asimilado a la cocina berlinesa, consiste en un crujiente y fino filete empanado, normalmente de cerdo, pollo o ternera, servido con patatas fritas. 
  • Kartoffelpuffer: es una especie de tortita elaborada a base de patatas ralladas, harina, huevo y cebolla. Se le da forma redondeada y se fríe en la sartén, pudiéndose servir como entrante, acompañamiento o tentempié. Se venden en los puestos callejeros y en los mercados navideños y está muy rica con puré de manzana.
  • Bretzels: es una especie de pan en forma de lazo disponible en diferentes sabores, semillas, con queso, con chocolate, etc, lo venden e puestos callejeros, pastelerías, cafeterías etc y te vendrá genial como tentempié cuando estés pateando la ciudad.
  • Königsberger Klopse: son una especie de albóndigas cocidas en caldo, este plato se sirve con una salsa cremosa hecha con zumo de limón y alcaparras, y se acompaña también de patatas. 
  • Berliner Pfannkuche: es un dulce que recuerda a nuestra bamba de toda la vida. Se llaman también berlinesas y van rellenas de mermelada, crema o cacao. Muy ricas.
  • Apfelstrudel: un dulce riquísimo que consiste en una tarta de manzana calentita acompañada de helado de vainilla.

¿Cómo moverte por la ciudad?

A parte de desplazarte en tren, metro taxi o Uber, Berlín cuenta con un Bus Turístico que te vendrá bien para tomar un primer contacto con la ciudad, sobre todo si tienes poco tiempo para conocerla, ya que tiene paradas en los principales lugares de interés. El precio es de 28€ el ticket para 24h y de 32€ para 48h. Los niños pagan la mitad.

¿Qué ver?

  1. Columna de la Victoria
  2. Puerta de Brandenburgo
  3. Monumento al Holocausto
  4. Reichstag o Parlamento
  5. Unter den Linden
  6. Alexanderplatz
  7. Postdamer Platz
  8. Muro de Berlín
  9. Check point Charlie
  10. Isla de los Museos – Catedral de Berlín, Museo de Pérgamo y Museo Nuevo
  11. Oberbaumbrücke
  12. Gendarmenmarkt Platz
  13. Nikolaiviertel
  14. Ayuntamiento Rojo o Rotes Rathaus
  15. Unterwelten o Berlín subterráneo
  16. Excursión a Potsdam
  17. Crucero por el río Spree

Cómo recorrer Berlín por tu cuenta

Berlín es una ciudad que puedes recorrer perfectamente por tu cuenta, pero te aconsejo que hagas un itinerario para cada día para no perderte nada. A continuación te describo cómo lo hicimos nosotros:

Día 1

Columna de la Victoria → Puerta de Brandenburgo → Monumento al Holocausto → Reichstag, Bundestag o Parlamento → Unter den Linden → Alexanderplatz

Comenzamos nuestro recorrido por la Columna de la Victoria hasta la que llegamos en el metro, pero podrás llegar por cualquiera de estos medios de transporte:

  • Tren: RB14, RE7
  • S S-Bahn: S3, S9
  • U Metro:U9
  • Autobús:100,106

1.- Columna de la Victoria

Siegessäule, en alemán, tiene 69 metros de altura. Se puede subir al mirador, que está justo debajo de la dorada figura, para tener vistas panorámicas al Tiergarten y al palacio de Bellevue, eso sí, son 285 escalones en forma de caracol por lo que no es accesible para personas con movilidad reducida. Se levantó para conmemorar la victoria en la guerra pruso-danesa, pero luego ha ido siendo símbolo de las victorias alemanas y en la actualidad está vinculada al festival techno Love Parade porque allí se realiza la ceremonia de clausura del festival.

Abril a octubre: L-V: 9:30 – 18:30, S y D: 9:30 -19:00
Noviembre a marzo: L-D: 9:30 -17:30
Precio: 4€
HORARIOS Y PRECIOS

Desde la columna continuamos caminando hacia la Puerta de Brandenburgo (30′), también puedes ir en bus, pero es muy agradable pasear por la avenida Str des 17 Juni que está en pleno Tiergarten.

2.- Puerta de Brandenburgo

Y llegamos a la Pariser Platz donde está la Puerta de Brandeburgo, posiblemente el monumento más famoso de Berlín. Era una de las puertas de entrada a la ciudad y fue construida en el siglo XVIII. Tiene 12 columnas dóricas y está rematada por una escultura de la diosa de la Victoria sobre una cuadriga tirada por cuatro caballos. Tras la construcción del Muro quedó en una zona restringida y no podía ser visitada por personas del Este ni del Oeste. Después de la reunificación, se convirtió en un símbolo de la unidad alemana.

Todavía se pueden ver en el suelo restos de donde estuvo el muro.

Fue el rey Federico Guillermo II quien encargó la construcción de esta puerta para rematar el magnífico bulevar Unter den Linden y es de clara inspiración ateniense. Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial sufrió graves daños y tuvo que ser restaurada. Esta puerta ha sido testigo de numerosos acontecimientos históricos, como el desfile de Napoleón cuando venció a Prusia.

Mirando de frente a la puerta, dejando la columna a nuestra espalda, nos dirigimos hacia la derecha por la Ebertstrasse para visitar el Monumento Memorial a los judíos asesinados en Europa o Monumento al Holocausto que está a solo 5 minutos caminando.

3.- Monumento al Holocausto

Se construyó entre 2003 y 2005. Se podría decir que es el anti monumento, porque no es un monumento como tal. Se trata de 2.711 bloques de hormigón de diferentes alturas a modo de sepulturas. Se puede caminar por los pasillos y es realmente sobrecogedor. El Centro de Información está en un espacio subterráneo y en él hay varias salas. La más impresionante es la que muestra en sus paredes los nombres y los años de nacimiento y muerte de las víctimas del holocausto. Dicen que la lectura de los nombres podría llevar más de 6 años!

Desde aquí retrocedemos a la Puerta de Brandenburgo y continuamos hacia el edificio del Parlamento o Reichstag (20′ en total)

4.- Reichstag o Bundestag

Es uno de los edificios más importantes de la ciudad, testigo de la compleja historia de Berlín. Se construyó entre 1884 y 1894. Fue la sede del Reichstag en tiempos del II Imperio Alemán y desde allí se proclamó la república en 1918. Después, durante la dictadura de Hitler, la Guerra Mundial y los años en los que estuvo el Muro, no se utilizó como tal hasta que en 1991 se le devolvió su función de Parlamento Nacional alemán. En 1995 fue restaurado por Norman Foster.

Sin duda, lo más espectacular para visitar es su inmensa cúpula de cristal situada justo encima de la sala plenaria. Un cono cubierto de espejos en el centro de la cúpula refleja la luz directamente dentro del Reichstag, iluminándolo y permitiendo a los visitantes observar el desarrollo de los procedimientos parlamentarios a sus pies.

Para visitar el interior de la cúpula, primero se sube a la azotea del edificio en ascensor. Es accesible a personas con movilidad reducida gracias a sus rampas de en forma de hélice.

INTERIOR DE LA CÚPULA

La cúpula del Reichstag está abierta a diario entre las 8:00 y las 00:00 y se puede acceder hasta las 21:45. La entrada es gratuita, pero deberás hacer una reserva por anticipado en su web

De aquí volvemos a la puerta de Brandenburgo para continuar paseando por Unter den Linden hasta llegar a Alexanderplatz.

5.- Unter den Linden

Este bulevar, el más antiguo de la ciudad, parte de la Puerta de Brandeburgo, más bien de la Pariser Platz y llega hasta el Schlossbrücke y la Catedral de Berlín. En su inicio se encuentra el Hotel Adlon Kempinski, la Universidad de las Artes y la Embajada de los EEUU, así como cafés con mucho encanto. Caminando a lo largo de este paseo vemos edificios muy importantes como el de la Staatsoper (la ópera) o el de la Universidad Humboldt además de muchos comercios.

Caminando por él pasamos por la Isla de los Museos, que dejaremos para mañana y llegamos a la famosa Alexanderplatz. Justo en el puente que cruza el río Spree, donde están los museos, la calle cambia de nombre y pasa a denominarse Karl-Liebknecht strasse.

6.- Alexanderplatz

Esta plaza fue y sigue siento uno de los lugares más animados de Berlín. Es conocida como «Alex» por los berlineses y alrededor de ella encontramos edificios tan emblemáticos como la iglesia St Marienkirche y la Fernsehturm. Además en plena plaza está la noria desde la que tendrás vistas de buena parte de la ciudad, los grandes almacenes Galería y muchas tiendas como Uniqlo, Primark, etc. En Navidad se ubica allí el mercadillo de Navidad más importante de Berlín.

La iglesia de Santa María es de culto evangélico y está abierta todos los días. Es una de las más antiguas de la ciudad, fue fundada en 1260 y renovada en el siglo XIV, en el siglo XIX y en el siglo XX, en 1950 después de la II Guerra Mundial. Destaca su campanario en estilo gótico. Está ubicada junto a la torre de la televisión.

La Torre de la Televisión de Berlín se levantó en 1969, en plena época comunista. Tiene 368m de altura, lo que la hace la estructura más alta de Alemania. Tiene un mirador al que se puede subir y justo encima se ubica un restaurante giratorio que no es más caro que los del resto de la ciudad, por lo que yo aconsejo ir a comer allí y así te ahorras la entrada al mirador que está entorno a los 20€.

Este particular reloj mundial se instaló en la plaza en 1969. Tiene 10m de altura y contiene los nombre de 146 ciudades. Parece ser que su origen es el hallazgo en la plaza, durante unas obras de demolición, de una columna Urania, es decir, meteorológica, lo que dio la idea de hacer este reloj. Ha sido y es punto de encuentro y reunión tanto de berlineses como de turistas.

Esa noche fuimos a cenar al restaurante «Zur Letzten Instanz» el restaurant más antiguo de Berlín (1621). Waisenstr, 14-16. Está cerca de Alexanderplatz y allí han comido personalidades como Napoleón y Merkel. Cena y bebidas incluidas unos 35€ por persona. Hay que reservar.

Día 2

Postdamer Platz → Muro de Berlín → Checkpoint Charlie →  Museuminseln o Isla de los Museos

Hoy comenzamos el recorrido por la Postdamer Platz que está cerca de nuestro hotel.

7.- Postdamer Platz

Esta plaza es una de las más animadas de Berlín. Durante el siglo XIX tuvo una gran importancia comercial y cultural. Aquí se instaló el primer semáforo de Europa. En sus inicios era un simple cruce de caminos, pero cobró mucha importancia cuando se construyó la estación de tren. Quedó arrasada durante la Segunda Guerra Mundial, dividida en dos por el Muro de Berlín y actualmente es una de las zonas de Berlín más modernas. En ella se encuentran edificios tan impresionantes como el Sony Center y Daimler Chrysler y también es donde se ubican algunos de los mejores hoteles de la ciudad. En esta plaza se lleva a cabo la Berlinale o Festival de Cine de Berlín.

8.- Muro de Berlín

Como ya he mencionado anteriormente, el Muro dividió la ciudad y separó familias durante los 28 años que estuvo en pie. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Alemania quedó dividida y Berlín se dividió en cuatro sectores, estadounidense, soviético, inglés y francés. Se decidió construir el muro en el año 1961 para evitar que los ciudadanos del Berlín Este, sobre todo los mejor formados, se trasladasen a la parte occidental buscando una mejor calidad de vida. En principio de colocó una alambrada provisional de 155kms separando las dos partes de Berlín y en los días siguientes de levantó un muro de ladrillos que finalmente acabó siendo una pared de hormigón de 4m de alto reforzando su interior con cables de acero para que fuera más resistente y dándole una forma redondeada a la parte superior para que no pudieran agarrarse a ella. Alrededor del muro estaba el llamado «Franja de la muerte» formada por un foso, una alambrada y una carretera por la que circulaban vehículos militares y patrullas acompañadas por perros.

La caída del muro se produjo en 9 de noviembre de 1989 y fue motivado por la apertura de fronteras entre Austria y Hungría, lo que motivó enormes manifestaciones en la Alexanderplatz que llevaron al gobierno de la RDA a permitir el paso al Berlín Oeste. Ese día se produjo un éxodo masivo y en los días posteriores se fue destruyendo el muro.

En la actualidad, se pueden ver restos del muro llenos de grafitis en varias calles de Berlín, estas en concreto están en la Postdamer Platz.

Desde aquí tomamos el metro, U2, son dos paradas hasta Stadtmitte y cambiamos al U6 una parada hasta la estación de Kochstrasse para ir al Checkpoint Charlie.

9.- Checkpoint Charlie

Es el puesto de control más famoso del muro de Berlín que separaba la República Democrática alemana de la República Federal y que separó durante 28 años familias enteras. Se levantó en 1961 y su caída, el 9 de noviembre de 1989 fue un acontecimiento mundial. Este era uno de las pocas fronteras que había para cruzar del Berlín oeste al este con los permisos correspondientes, claro, pero también hubo muchas personas del Berlín este que trataron de cruzarlo ilegalmente, algunas lo consiguieron, pero muchas murieron en el intento.

Aquí os pongo una imagen real de como era el puesto y el entorno en los tiempos del muro y otra de como es ahora.

El nombre le viene de que era el puesto de control «C» que se deletrea como Charlie en el alfabeto militar y aeronáutico. Este puesto junto con el museo aledaño actualmente son un reclamo turístico que no te puedes perder si visitas la ciudad.

RÉPLICA DEL CARTEL QUE SE ENCONTRABA EN EL PUESTO FRONTERIZO

El Museo de Checkpoint Charlie es un lugar en el que se ha recopilado mucha información y objetos de aquella época a través de los cuales se llega comprender la magnitud de las consecuencias que tuvo la construcción del Muro de Berlín. Un ejemplo es este pequeño vehículo en el que huyeron escondidos ciudadanos del Berlín Este al Berlín Oeste.

Volvemos al metro, tomamos la línea U6 dos paradas hasta Unter den Linden y allí hacemos transbordo a la línea U5 una parada hasta la estación Museumsinsel.

10.- La isla de los Museos

Se trata de una isla en el río Spree (Spreeinsel) donde se ubican los principales museos de la ciudad que además son famosos internacionalmente, el Pérgamo (Pergamonmuseum), el Museo Nuevo (Neues Museum), el Museo Antiguo (Altes Museum), Museo Bode (Bodemuseum), Galería Nacional Antigua (Alte National Galerie) y Galería James Simon. Todo el conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Si no tienes muchos días para ver Berlín, es mejor que selecciones el museo que más te interese ver, poder visitarlos todos y además ver la ciudad, si vas 3 o 4 días, no es posible.

Al salir del metro enseguida veremos los puentes que unen la isla con tierra firme. Los museos se encuentran en la parte norte de la isla, así que atravesamos el puente Schlossbrücke y giramos a la izquierda hacia los jardines Lustgarten, justo enfrente está la catedral.

Catedral de Berlín (Berliner Dom) Se construyó entre 1895 y 1905 en estilo neobarroco y pertenece a la Iglesia Evangélica. Quedó muy dañada a consecuencia de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y se restauró en 1975. A mi me parece preciosa.

CATEDRAL DE BERLÍN

Seguimos caminando por los jardines hacia el norte y llegamos al Altes Museum

El Altes Museum es un edificio clasicista diseñado por Karl Friedrich Schinkel en 1830 y fue el primer museo de la isla. Por primera vez se mostraron al público las colecciones reales de arte en un edificio antiguo creado especialmente para la ello. Hoy en día, se exhiben innumerables obras maestras de la antigüedad clásica en su impresionante interior con su enorme cúpula: esculturas, joyas, jarrones y monedas del arte griego y etrusco, así como del Imperio Romano. En una cámara especial del tesoro, se exhiben las joyas de oro y plata.  

Cruzamos la Bode Strasse y vimos a la izquierda la James Simon Galerie y a la derecha el Neues Museum.

La Galería James Simon es un edificio muy moderno inaugurado en 2019. Lleva el nombre de Henri James Simon, que fue el mecenas que dio fama mundial a estos museos con sus generosas donaciones. No entramos porque no nos iba a dar tiempo a ver todo y preferíamos ver el Neues Museum, mi mayor interés era ver el busto de Nefertiti.

El Neues Museum actual es el resultado de una genial reconstrucción realizada por el famoso arquitecto David Chipperfield que supo combinar el antiguo material de la construcción y las huellas de la guerra con elementos ultramodernos que han dado como resultado una arquitectura novedosa, pero sin perder su auténtico carácter. El museo alberga obras clásicas y egipcias y como os dije antes, mi mayor interés era ver en vivo y en directo el famoso busto de Nefertiti que admiré desde que estudié arte en el colegio. El busto tiene más de 3000 años y está realizado en piedra caliza. Mide 50cms de alto y pesa 20kgs. Nefertiti era la esposa del faraón egipcio Akenatón y se ha convertido en un icono de belleza femenina. Fue descubierto en 1912 y adquirido por el coleccionista alemán James Simon del que os hablé antes. Verlo en directo no me defraudó en absoluto, tiene algo que hechiza.

Detrás del Neues Museum se encuentra la Alte Nationalgalerie

La Alte Nationalgalerie tiene el aspecto de un templo griego. alberga pinturas y esculturas del Clasicismo, del Romanticismo, del Biedermeier, del Impresionismo y de los primeros años de la Edad Moderna. Aquí se encuentran obras mundialmente famosas de artistas como Auguste Rodin, Schinkel, Monet, Manet y Renoir. Se considera una de las colecciones de arte más completas del periodo entre la Revolución Francesa y la Primera Guerra Mundial.

Pergamonmuseum, el museo más famoso y más internacionalmente conocido de Berlín, el Pérgamo. Consta del Museo de Arte Islámico, el Museo del Cercano Oriente Antiguo y la Colección de Antigüedades Clásicas. Las obras más famosas expuestas en este museo son el Altar de Pérgamo romano, la Puerta del Mercado de Mileto y la Puerta de Ishtar de Babilonia. Ahora no es buen momento para visitarlo porque lo están renovando y creen que no terminarán hasta 2025.

Bode Museum, está situado en la punta de la Isla de los Museos. Alberga una colección única de esculturas, con obras desde la Edad Media hasta el siglo XIX, incluyendo obras de Bernini, Donatello y Canova. Alberga también el Museo de Arte Bizantino y una Colección Numismática.
Merece mucho la pena caminar hasta el Ebertsbrücke y alejarse un poco de él para contemplar una vista tan preciosa como esta.

Cruzamos el puente y fuimos caminando por la otra orilla del río como hacia la torre de televisión. Atravesamos James-Simon-Park y por la Neue Promenade llegamos a Hackescher Markt, una zona con mucho ambiente nocturno donde puedes cenar y tomar una copa. Nosotros estuvimos en Kilkenny Irish Pub, tenía música en directo y nos gustó mucho, está justo debajo de las vía del tren y hay un pasadizo que accede al otro lado de las vías donde también hay muchos restaurantes con terraza.

Día 3

Oberbaumbrücke → Gendarmenmarkt → Nikolaiviertel → Unterwelten

Comenzamos el día visitando el famoso Oberbaumbrücke, al que llegamos en el metro desde Postdamer Platz con la línea U2 hasta Gleisdreieck y allí hicimos transbordo a la línea U12 hasta Schlesisches Tor. Se tardan unos 20′. Nosotros fuimos desde Postdamer Platz porque nuestro hotel estaba cerca de allí, pero puedes ir desde cualquier estación haciendo los transbordos necesarios para enlazar con la U12

11.- Oberbaumbrücke

Son muchos los puentes que atraviesan el río Spree en Berlín, pero este es particularmente famoso porque une dos distritos que estuvieron separados por el muro, Friedrichshain y Kreuzberg, que a partir de la caída se convirtieron en un solo distrito. Por ello se considera un símbolo de la ciudad y de la reunificación alemana. Tiene 150m de largo y aunque originalmente se construyó en madera en 1724, posteriormente se le dio la estructura actual de piedra.

Otra particularidad es que es un puente cubierto por cuya parte baja discurre una avenida y por la cubierta superior circula la línea U1 del metro. Durante los años que el muro estuvo en pie, se suspendió la línea de metro y se utilizaba como paso fronterizo peatonal para los ciudadanos del Berlín Oeste.

Volvemos al metro para dirigirnos a nuestra siguiente visita, Gendarmenmarkt Platz. Se puede llegar a ella en el metro bien sea a la estación Hausvogteiplatz, línea U2 o a la estación Französischer Strasse U6

12.- Gendarmenmarkt

GENDARMENMARKT PLATZ

La plaza Gendarmenmarkt es una de las más bonitas y monumentales de Berlín. No te la puedes perder! La traducción literal es Mercado de los Gendarmes. En tiempos de Federico I de Prusia, en esta zona se asentaron inmigrantes franceses. El monarca concedió permiso para construir aquí sus iglesias tanto a la comunidad luterana como a la francesa, que están levantadas desde principios del siglo XVIII. Esta plaza fue originalmente planeada como un mercado y tuvo varios nombres, pero su nombre actual lo tiene desde 1799 en recuerdo a los coraceros Gens d’Armes cuyas caballerizas estuvieron instaladas allí hasta 1773 cuando Federico II mandó desmantelarlas y reconstruir la plaza. Entre las dos iglesias que ya había se construyó un pequeño teatro francés que se sustituyó en 1802 por el Teatro Nacional y al ser destruido en un incendio en 1817, se sustituyó por el actual edificio, el impresionante Konzerthaus que es el punto central de la plaza.

Fue construida al sur de la plaza en 1708 por la comunidad luterana en un estilo muy similar a la francesa y años después, en 1785, le colocaron una torre prácticamente idéntica a la francesa. Sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial y en 1980 fue transformada en un centro artístico, que más tarde se convirtió en un museo sobre la historia de la democracia alemana.

Es la sede de la Orquesta sinfónica de Berlín. Está situado en el centro de las dos iglesias. Se construyó entre 1817 y 1921 sobre los cimientos del destruido Teatro Nacional. Quedó muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial. Justo delante de él está el monumento a Schiller de Reinhold Begas, que volvió a la plaza después de la Reunificación ya que había sido retirado por los nazis en 1935.Se construyó en la parte norte de la plaza en 1701 para los hugonotes franceses, es decir, los refugiados religiosos reformados. Se destruyó en la Segunda Guerra Mundial y su reconstrucción tuvo lugar a principio de los años 80. La torre, gemela de la alemana, se agregó también en 1785 y hoy en día alberga el Museo Hugonote que muestra la vida de los inmigrantes franceses. …………………………………

Alrededor de la plaza hay terracitas, cafés y restaurantes, resulta muy agradable sentarte y contemplar la preciosa plaza.

Como curiosidad, en la plaza se ubican estos pintorescos aseos públicos que funcionan con monedas y están súper limpios.

Salimos de la plaza por Niederwall Strasse y fuimos dando un paseo de 15 minutos hasta Nikolaiviertel. Puedes llegar también en metro hasta la estación Klosterstraße línea U2 .

13.- Nikolaiviertel

Este barrio es el más antiguo de Berlín, se originó en la Edad Media como lugar de paso para la ruta comercial que atravesaba el río Spree. Hoy en día es un pequeño barrio muy pintoresco de calles adoquinadas en torno a la iglesia de San Nicolás. Se reconoce fácilmente por sus casas color pastel y tiendas con mucho encanto a lo largo de la Propststraße, como la dedicada a los osos de peluches o la de artículos de Navidad. Además allí está la Brauhaus Georgbraeu, donde hicimos planes de volver a cenar. También se ubican allí pequeños y acogedores cafés donde es muy recomendable hacer una parada y probar el típico y riquísimo Apfelstrudel, una tarta de manzana tibia servida con helado de vainilla que está para chuparse los dedos.

Merece muchísimo la pena perderse por este pintoresco barrio imaginándose cómo debía de ser en la Edad Media.

Saliendo de Nikolaiviertel y cruzando la calle Spandauer Str. nos encontramos con el Ayuntamiento Rojo, o Rotes Rathaus,

14.- Ayuntamiento Rojo

Llamado así por el color de los ladrillos con los que está hecho. Es la sede del Ayuntamiento de Berlín y del Gobierno del estado federado y ejerció como Ayuntamiento de Berlín Este durante la época de la división de la ciudad por el Muro. Es de estilo renacentista y se inauguró a finales del siglo XIX. Destaca la torre central de 75m de altura en la que se ubica un reloj.

Caminamos 5 minutos hacia la estación de metro de Alexanderplatz y tomamos la línea U8 para ir a la estación Gesundbrunnen a conocer uno de los sitios de Berlín que más me intrigaban, el Unterwelten o mundo subterráneo.

15.- Unterwelten

Durante la Segunda Guerra Mundial, se construyeron muchos búnkeres en Berlín, pero también se ampliaron las dependencias del metro para que sirvieran de protección contra ataques aéreos. En la estación de metro Gesundbrunnen, se crearon refugios en varios pisos para viajeros y residentes Hoy en día se ha convertido en un museo del inframundo de Berlín en el que se explica cómo se vivieron esos momentos. Es realmente sobrecogedor cuando las luces se atenúan y una grabación simula un bombardeo y el sonido de la gente. Todavía se puede sentir lo angustioso que tuvo que ser haber estado apretado en las pequeñas habitaciones, con el zumbido de los sistemas de ventilación de fondo y el ruido de los bombarderos en el exterior.


Después de la guerra, el refugio antiaéreo se salvó del programa de desmilitarización de los aliados porque una explosión habría puesto en peligro el túnel del metro. 

Si queréis visitarlo tened en cuenta que no está permitida la entrada a menores de 7 años y que tampoco es apropiado para personas con movilidad reducida porque hay escaleras.

La visita dura 90 minutos aproximadamente y el precio es de 15€. Hay que comprar las entradas online no se pueden comprar allí.

Salimos de allí, algo afectados no lo voy a negar, y dimos una vuelta por las tiendas de alrededor antes de volver al metro para regresar a Nikolaiviertel porque queríamos ir a cenar a Brauhaus Georgbraeu. Comimos típica comida alemana, codillo y Schnitzel (filete de cerdo o ternera enorme, muy fino y empanado), todo muy rico y a buen precio.

Día 4

16.- Excursión a Potsdam

Reservamos el último día para ir a Potsdam que está muy cerquita de Berlín. Os lo cuento todo aquí

17.- Mini Crucero por el río Spree

Berlín está atravesada por el río Spree, por el que se pueden hacer cruceritos y desde el que se pueden ir contemplando varios de los edificios más importantes de la ciudad con explicaciones. Si llevas todo el día pateando la ciudad, te vendrá de maravilla este relajante paseo por las tranquilas aguas del río. El crucero dura 1h y cuesta alrededor de 20€.

CONCLUSIÓN: Para ver Berlín os hará falta un mínimo de 3 días, un fin de semana se quedará corto, aunque si podéis dedicarla más tiempo, mejor que mejor, es una ciudad que merece mucho la pena, tiene mucha historia y mucha cultura, además de muy buen ambiente y marcha nocturna.

Pincha en la foto para ver el vídeo –>

Espero haberte ayudado a preparar tu visita a Berlín, si es así o tienes alguna duda, déjame un comentario.

Author: Los Viajes de Gema

Viajera incansable ... Los Viajes de Gema nació con la intención de ayudar a todos los viajeros a planificar sus viajes. No pretendo hacer un reportaje de cada lugar que visito, sino ofrecerte información para que puedas planificar el tuyo, días necesarios, qué da tiempo de ver cada día, qué documentación necesitas, hoteles, restaurantes y todo aquello que pueda ser práctico, anécdotas, curiosidades y consejos... y si eres de los que no viajan, podrás conocer buena parte del mundo desde tu sofá. BUEN VIAJE!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.