El Hierro

El Hierro es naturaleza en estado puro, de hecho, ha sido declarada Reserva de la Biosfera, por lo que a pesar de ser la más pequeña de las Islas Canarias (exceptuando La Graciosa), se encuentran una gran cantidad de maravillas naturales. Es la primera isla del mundo que ha logrado abastecerse totalmente de energías renovables gracias a su central hidroeólica Gorona del Viento, que aprovecha la fuerza de los vientos alisios y del agua.

El origen de su nombre, los primeros pobladores, los bimbaches, que se establecieron en la isla en el año 120 a.C la llamaron Heró y mucho tiempo después, en el siglo XVI cuando fue anexionada a la Corona de Castilla, los conquistadores cambiaron el nombre aborigen por  uno que se asemejaba a una palabra castellana, Hierro. Fue conocida como la Isla del fin del mundo hasta el descubrimiento de América por considerar que no había nada más hacia occidente. También se la llamó Isla del Meridiano por estar allí el Meridiano Cero hasta 1884 que fue trasladado a Greenwich. Es el punto de España que está más al sur y fue entró en el Guinness de los Records por tener el hotel más pequeño del mundo, el hotel Punta Grande.

Los primeros pobladores fueron los bimbaches o bimbapes, aborígenes que residieron en la isla desde el año 120 dC hasta principios del siglo XV cuando fue conquistada por Juan de Bethencourt y anexionada a la Corona de Castilla.

Los bimbaches dejaron numerosos petroglifos como los letreros de El Julan

La Virgen de los Reyes es la Patrona de la isla, patrona de los pastores y símbolo social y religioso de los herreños, llegó a la isla en barco en 1546, los marineros la ofrecieron a los pastores a cambio de provisiones. Son muy importantes las fiestas de la Bajada de la Virgen de los Reyes que se celebran cada 4 años.

Cristóbal Colón visitó la isla en 1493 en su segundo viaje a América. En ella permaneció 17 días en espera de mejores vientos para su viaje.

En el siglo XIX la isla fue destierro de políticos y en particular uno resultó ser beneficioso, el de Leandro Pérez, el primer médico de la isla y descubridor de las propiedades curativas del agua del Pozo de la Salud.

Pero lo mejor de El Hierro es que se respira paz y tranquilidad, no existen aglomeraciones, masificaciones ni atascos. Es una isla para ir a descansar mentalmente y a desconectar, hacer senderismo o buceo si nos gusta y si no, simplemente a disfrutar de los preciosos paisajes y los increíbles atardeceres.

Eso sí, no esperéis encontrar ocio nocturno ni nada parecido porque ya os digo que es muy tranquila tampoco hay grandes hoteles. A excepción del Parador Nacional y el Balneario, los demás son hoteles sencillos o casas rurales.

Cuántos días necesito para conocer la isla?

Os puedo decir que nosotros estuvimos 5 noches pensando que teníamos tiempo de sobra para ver todo y se nos hizo escaso, sí, lo vimos prácticamente todo, pero si además quieres tener tiempo para disfrutar del mar, no de las playas, que no son buenas, sino de los charcos y piscinas naturales o quieres dedicar algún día a bucear, lo mínimo que yo iría sería una semana.

Cómo llegar?

La forma más rápida es en avión, claro está. Hay vuelos desde Tenerife y Gran Canaria. El tiempo de vuelo desde Tenerife es de 40′ y 50′ desde Gran Canaria. Las compañías que operan son Binter Canarias y Canary Fly. También se puede llegar en ferry desde Tenerife. La naviera que lo opera es Armas y tarda unas 4 horas.

Cuándo ir?

El Hierro tiene un clima tropical, con temperaturas medias de 24ºC de máxima y 19ºC de mínima, por lo que podrás ir a lo largo de todo el año. Los meses de más lluvia son octubre y noviembre y los más frescos febrero y marzo. El norte de la isla es más húmedo y fresco que el sur. Todo esto son medias, porque nosotros estuvimos a finales de octubre y solo llovió un poquito una noche. En realidad, en El Hierro llueve pocos días al año, lo que contrasta con el paisaje tan verde, pero es que la humedad la proporcionan las nubes traídas por los vientos alisios.

Cómo moverse en la isla?

  • Coche: sin duda la mejor opción es alquilar un vehículo y recogerlo al llegar, bien en el aeropuerto o bien en el puerto. El alquiler de un coche tipo suv, sin franquicia, nos salió por 122€ 5 días con Cicar, probablemente haya opciones más económicas, pero nosotros ya conocemos esta compañía y siempre nos ha respondido muy bien.
  • Guagua o autobús: El Hierro cuenta con una completa red de líneas regulares que cubren toda la isla. Desde el aeropuerto y el puerto también hay guagua a Valverde, desde donde podrás enlazar con otra línea que te lleve a donde esté tu alojamiento. Yo personalmente este medio le veo solo para traslados puntuales porque para recorrer la isla perderías mucho tiempo. Puedes encontrar más información en Transhierro
  • Tours organizados: también hay la posibilidad de contratar excursiones para conocer la isla, incluso lo puedes hacer con anterioridad a través de internet. En mi opinión, solo es aconsejable si no conduces, de lo contrario, es mejor ir con tu propio, coche a tu aire.

Dónde alojarte?

Yo recomendaría la zona de El Golfo o el Parador y si vas a bucear, La Restinga. En el caso de que vayas varios días podrías combinar dos zonas. Nosotros estuvimos las 5 noches en el Parador, pero si volviera a ir, quizá haría 3 en el Parador y 2 en La Restinga, que tiene un poquito más de ambiente. En cuanto a alojamientos, en El Hierro solo hay 2 hoteles grandes, el Balneario Pozo de la Salud y el Parador, el resto son hotelitos pequeños, apartamentos y casas rurales.

Qué comer?

A parte de los platos típicos de la gastronomía canaria como las papas arrugadas, el mojo picón, potajes, gofio, etc, en El Hierro podrás probar platos característicos de la isla como los quesos herreños de vaca, cabra y oveja preparados de múltiples maneras como la quesada (dulce típico de la isla), queso frito con mermelada de tomate, queso asado con mojo, caldo de queso, etc, pescados y mariscos en las zonas costeras, guisos de carne, como el conejo en salmorejo, asado de cabrito, frutas locales como la piña o el plátano y si te gusta el vino, no puedes dejar de probar el herreño que tiene su propia denominación de origen, mi preferido es el Viña Frontera afrutado, también lo hay seco.

Dónde comer?(restaurantes que aconsejamos porque nos gustaron)

  • Valverde: Restaurante La Mirada Profunda 
  • Las Puntas: Restaurante Lays
  • Restaurante Mirador de la Peña
  • Las Playas: Restaurante del Parador y Restaurante La Bohemia
  • La Restinga. Restaurante Restinguita

Consejos:

  • Cuidado!!! personas que se mareen fácilmente en el coche o tengan vértigo, imprescindible pastillas para el mareo porque la isla es una pura curva entre acantilados y barrancos
  • Si vais a bucear, tendréis que alojaros unos días en la costa sur, en La Restinga, además de porque es el lugar más apropiado para el buceo, por aquello de que después de las inmersiones no se puede cambiar de altitud y salir de La Restinga implica subir y bajar montañas.
  • Llevad un mapa o alguna app que funcione sin conexión, hay muchas zonas donde no hay cobertura así que no podemos confiar en que nos guíe Google Maps, incluso el navegador del coche pierde a veces la señal GPS.
  • Tened en cuenta que en la isla hay solo 3 gasolineras, en Valverde, en Frontera y en El Pinar
  • Llevad algo de abrigo en el coche, en el mismo día podremos pasar de los 26ºC en la costa a los 14ºC en las cumbres

Qué ver?, lo que no te puedes perder

  • Roque de La Bonanza, espectacular y buen sitio para snorkel
  • Mirador de la Peña y restaurante ( César Manrique) Atardecer
  • Ermita de la Peña
  • Árbol Garoé (el árbol sagrado)
  • Charco azul
  • Charco Los Sargos
  • Charco La Maceta
  • Pozo de las Calcosas
  • Charco Manso (arco volcánico) 
  • Cala de Tacorón (ideal para snorkel)
  • Parque rural de Frontera
  • El Sabinar, La Dehesa
  • Santuario Nuestra Señora de los Reyes, La Dehesa
  • La Restinga
  • Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, Frontera
  • Punta de Orchilla (Faro y Meridiano Cero) Ideal para mirar el cielo de noche. Atardecer
  • Hotel Punta Grande, las Puntas
  • La Llanía (senderismo)   Un bosque de hadas
  • Tamaduste (piscina natural)
  • Valverde (Iglesia Nuestra Señora de la Concepción y Ayuntamiento)

El Hierro en 5 días, itinerario

LLEGADA A LA ISLA (DÍA 1)

La llegada en avión a la isla de El Hierro, es toda una experiencia, primero, porque desde el aire se puede apreciar lo escarpada que es la isla y segundo la toma de tierra, el avión entra en pista al borde del mar y frena al borde del mar. Podéis ver el aterrizaje en el vídeo de El Hierro de mi canal de Youtube https://youtu.be/8OOAwG83LTQ (min 1:33) Después de recoger el coche que habíamos reservado previamente con la compañía Cicar, ponemos rumbo a nuestro hotel, el Parador Nacional de El Hierro que está situado en la zona de Las Playas, a unos 20 minutos del aeropuerto. Para llegar a él se pasan dos túneles, el de Timijiraque y el de Las Playas, este último es de una solo dirección, por lo que hay un semáforo para dar paso que sólo se activa si paras entre unas líneas que hay en el suelo, si no lo haces ahí puedes esperar horas a que se ponga verde, jajaja, así que ya sabéis si váis por allí.

Para llegar a él se pasan dos túneles, el de Timijiraque y el de Las Playas, este último es de una sola dirección, por lo que hay un semáforo para dar paso que sólo se activa si paras entre unas líneas que hay en el suelo, si no lo haces ahí puedes esperar horas a que se ponga verde, jajaja, así que ya sabéis si váis por allí.

Playas y Roque de la Bonanza Nada más pasar este túnel encontramos el Roque de la Bonanza, uno de los símbolos de la isla y cuya forma se presta a interpretaciones diversas, a mí personalmente, me recuerda al símbolo de Madrid, el Oso y el Madroño, qué opináis vosotros?

Es una formación volcánica de 200 metros de altura que emerge sobre la superficie del mar. Por lo visto, en sus alrededores alberga una impresionante riqueza marina de flora y fauna por lo que dicen que es muy apropiado para hacer snorkel.

Seguimos y enseguida divisamos el Parador, está en un paraje precioso, pero completamente aislado, de hecho, allí termina la carretera, más tranquilo imposible.

El edificio es muy bonito, típica arquitectura canaria

Habíamos reservado habitación vista al mar, ojo, porque si reservas la más económica es vista a la montaña. Truquis para que la estancia te salga más económica en los Paradores, uno aprovechar ofertas 3 x 2, o sea, 3 noches al precio de 2, otro, combinarlo con ofertas para pagarlo con Avios (puntos de Iberia). De este modo, la noche nos salió a 67€, cuando lo más normal es que no baje de 130€. La habitación es amplia, las vistas estupendas y el baño también me gustó, tiene dosificadores de gel, champú y hasta alcohol, secador de verdad, potente, y doble lavabo que me encanta.

Esa noche cenamos en Valverde en el restaurante La Mirada Profunda, pequeñito pero totalmente recomendable. La cena de 2 personas con botella de vino salió por 55€. (Hay que reservar) No tiene terraza.

RUTA POR EL NORTE DE LA ISLA (DÍA 2)

Mirador Puerto de la Estaca, Monumento a la Sabina de El Hierro, Tamaduste, Valverde, Charco Manso, Pozo de las Calcosas, Roques de las Chiriminas, Comida en Las Puntas, hotel Punta Grande, Mirador de la Peña, (atardecer)

Mirador de la Estaca, desde este mirador se ve el Puerto de la Estaca, el puerto más importante de El Hierro. A él llegan a diario barcos que conectan a la isla con Tenerife

Puerto de la Estaca y vista de Las Playas

Monumento a la Sabina de el Hierro, este es el monumento a la Sabina de El Hierro, está en la carretera que va del Parador a Valverde(HI2/HI30), pero no es el Sabinar que está en el sur, en La Dehesa y que visitaremos más adelante.

Tamaduste, es un pequeño pueblo costero en el norte de la isla. Su principal atractivo es su maravillosa piscina natural y todo el área peatonal que la rodea. Como la vista desde el mirador nos gustó, bajamos al pueblo para verlo más de cerca. Este sitio es ideal para ir a pasar un día de sol y mar. En los alrededores de la piscina natural hay varios restaurantes.

Tamaduste, piscina natural

Desde Tamaduste tuvimos que volver a Valverde para seguir con nuestro plan de viaje porque no hay carretera por la costa para seguir hacia el norte. Antes de llegar a Valverde vimos en la carretera esta escultura que nos llamó la atención y paramos para verla bien.

Monumento a los Bailarines Herreños, esta escultura fue creada por el artista herreño Rubén Armiche a partir de materiales reciclados. Este monumento está dentro del concepto Reutilizart porque bajo esa capa blanca hay  residuos urbanos como maderas, electrodomésticos, piezas de coche, etc. Las grandes figuras centrales representan los bailarines de la Virgen y sus gorros de colores están hechos con tapones de botellas que fueron los niños de los colegios los encargados de recogerlos con el fin de que tomasen parte en el proyecto.

Detrás de los bailarines se representa la Bajada de la Virgen. Esta fiesta es la más importante de la isla, se celebra cada 4 años y en ella se lleva a la Virgen de los Reyes desde su ermita en la Dehesa hasta la Iglesia de la Concepción en Valverde.

Gorona del Viento, la isla de El Hierro es un referente mundial en lo que a la generación de energía limpia se refiere. De hecho es una de las pocas islas sostenibles del mundo. Su objetivo es ser la primera isla cuyo consumo energético provenga exclusivamente de energías renovables. Gorona del Viento es una central hidroeólica situada en la capital, Valverde, y en junio de 2017 consiguió por primera vez suministrar durante 24 horas la totalidad de la demanda energética de la isla, todo un hito.

Charco Manso Está en la zona más al norte de la isla. La carretera que baja al Charco Manso no es nada buena, es muy estrecha, con curvas muy cerradas, con desprendimientos y de doble sentido, según vas bajando piensas, madre mía como venga uno de frente … eso sí, vas viendo un paisaje precioso y si hay buena visibilidad, se pueden ver las islas de La Gomera y La Palma.

Y por fin llegamos al Charco Manso, que de “manso” nada, pues el oleaje es bastante fuerte. Este charco es famoso por su arco de lava.

A la derecha del arco hay una piscina natural, muy bien preparada con escaleritas para bajar al mar directamente, pero la marea no estaba para esas cosas. Desde ambos lados se pueden ver las distintas formaciones y cuevas de lava por las que entra el agua.

Charco Manso

Aunque no nos pudimos bañar porque el tiempo no acompañaba, mereció la pena hacer una parada y pasearse por las rocas volcánicas. También hay un pequeño chiringuito para beber o comer algo, así que es un buen lugar para pasar el día.

Seguimos hacia el Pozo de las Calcosas que está a unos 20 minutos.

Pozo de las Calcosas, este pequeño poblado en el fondo de un acantilado era el lugar donde muchos pescadores se construyeron casitas para el verano. En la actualidad, estas casitas con sus tejados de paja se mantienen en pie. También hay unas piscinas naturales ideales para darse un chapuzón si el mar lo permite.

Para llegar a ellas a un caminito y a la entrada de él un cartel en el que advertían que bajabas bajo tu responsabilidad porque había riesgo de desprendimientos, así que no bajamos. Bien es verdad que la semana anterior había habido un fuerte temporal que había producido que aún hubiese desprendimientos por muchas zonas y carreteras cortadas.

Han hecho un paseo por el que llegas a un extremo del acantilado para ver mejor el pozo, la verdad es que está muy bonito y muy bien cuidado. 

Pozo de las Calcosas

Justo al lado del mirador encontramos esta pequeña ermita que nos gustó mucho

Para los que seáis amantes del senderismo, deciros que El Hierro ofrece grandes posibilidades y este cartel nos muestra algunas de las rutas que se pueden hacer. Podéis encontrar más información sobre senderos en www.senderosdelhierro.com y en https://elhierro.travel/que-hacer/senderismo/

Fijaos en el mapa, parece que le falta un trozo a la isla y efectivamente es así, eso es el Valle de El Golfo, una especie de bocado gigantesco que la naturaleza dio a la isla por un cataclismo ciclópeo que envió media isla al fondo del mar. Más adelante os mostraré en fotos cómo se nota claramente la parte que le falta a la isla.

Salimos hacia Las Puntas, por suerte, gracias al túnel de Los Roquillos, que va por dentro de la roca, nos evitamos dar mil vueltas y llegamos en pocos minutos al Valle de El Golfo, en el municipio de Frontera. La Frontera agrupa cinco localidades, Frontera, Tigaday, Las Puntas, Los Llanillos y Sabinosa, todas ellas situadas en la zona de El Golfo.

Las Puntas, lo primero que nos encontramos al salir del túnel es la pequeña población de Las Puntas, uno de los rincones más atractivos y acogedores de la costa de El Golfo y allí paramos para comer en el restaurante Lays. Es un local sencillito y tiene terraza. Probamos platos típicos como el queso de cabra frito con mermelada de tomate, las lapas y de postre un Polvito Uruguayo, que yo creo que lo pedimos más que nada por la curiosidad que nos generó el nombre, jajaja. Está muy rico, entre otras cosas lleva dulce de leche, que me encanta.

Y todo esto regado con un riquísimo vino de la zona, un Frontera blanco afrutado. En toda esta zona la vid es la protagonista produciéndose vino de calidad con Denominación de Origen Isla de El Hierro. Esto que veis en la foto más 2 cervezas y una ración de calamares romana salió por 60€. Y ahora nos vamos a conocer el hotel más pequeño del mundo.

Hotel Punta Grande, las Puntas jugó un papel muy importante para la economía y el desarrollo de El Golfo gracias a la construcción de un pequeño embarcadero situado en un brazo de lava que apunta al mar desde donde partía la producción agrícola de toda la comarca hacia diversos puertos del norte de Europa. Hoy en día ese embarcadero alberga al Hotel Punta Grande, el cual según recoge el Libro Guinness de los Records, es el hotel más pequeño del mundo, o lo era hasta hace muy poco y a pesar de tener solo 2 estrellas y de que sus habitaciones no son lujosas, pasar una noche allí sale por unos 300€.

HOTEL PUNTA GRANDE

HOTEL PUNTA GRANDE

El edificio es de 1830 y ejercía la función de despacho de aduanas. En 1969 se convirtió en un bar-restaurante y a finales de los 70 fue reconvertido en hotel sólo para adultos. Tiene solo 4 habitaciones que están decorados con restos de diversos naufragios. El hotel se puede visitar sólo los sábados en los horarios marcados y previa petición de cita con un mes de antelación.

Si nos paramos a observar desde el mismo embarcadero podremos disfrutar de unas extraordinarias vistas a pie de mar de la Reserva Integral los Roques de Salmor,  hogar de los famosos lagartos gigantes endémicos de El Hierro de origen prehistórico y que habitaron los roques hasta mediados del S XX.

ROQUES DE SALMOR

Roques de Salmor

Están repoblándolos con ejemplares de una subespecie de los originales. Son criados en el centro de recuperación del Valle del Golfo y posteriormente trasladados al roque más pequeño, porque el grande es reserva de aves y los lagartos podrían ser depredadores de los huevos. Más adelante iremos a visitar este lagartario.

Ahora nos vamos a ver el atardecer al Mirador de la Peña que he leído que es uno de los mejores sitios de la isla para ver la puesta de sol.

Mirador de la Peña, uno de los mejores miradores (entre los muchísimos) que hay en la isla. El mirador fue diseñado por el arquitecto canario César Manrique y ha sido declarado Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Canarias. Aquí está el Restaurante Mirador de la Peña, considerado como uno de los mejores de El Hierro, pero como aún es pronto, volveremos a cenar otro día.

Mirador de la Peña

Desde el Mirador de la Peña puede verse todo el valle de El Golfo, en la ladera oeste de la isla. Este valle se originó debido a un corrimiento de tierras hace miles de años, como os comenté antes. Ese corrimiento dio lugar a la ladera tan escarpada sobre la que está el mirador. Abajo, en el valle, pueden verse numerosos viñedos y frutales que llegan hasta el mar.

El Golfo

Y qué me decís de esta espectacular puesta de sol… realmente fue preciosa.

Hoy amanece soleado y decidimos ir al sur de la isla.

Esta noche cenamos en el Parador, con un 30% de descuento gracias a haber hecho la reserva a través de la propia web del Parador que te deriva a El Tenedor. Para que os hagáis una idea la cena de 2 personas nos salió por 53€ (descuento ya aplicado) con 2 entrantes, 2 segundos, 2 cervezas y 1 copa de vino. Me parece que es un buen precio para la calidad y el servicio que ofrecen los paradores.

Ruta por el sur de la isla (Día 3)

Isora, Mirador de las Playas, Mirador de Tanajara, El Pinar, La Restinga, Tacorón, Faro de Orchilla, Meridiano Cero

El día nos regaló este precioso amanecer. Si os alojáis en el Parador reservad habitación con vistas al mar, porque descorrer las cortinas y ver este espectáculo, no tiene precio.

Nuestra idea era, de camino a Restinga, ver los miradores de Isora y de Las Playas, pero ambos estaban cerrados por los desprendimientos que había habido la semana anterior por el fuerte temporal, así que lo primero que pudimos visitar fue el  Mirador de Tanajara.

– Mirador de las Playas, dicen que es uno de los más impresionantes porque desde él se puede ver todas la zona de Las Playas desde el Roque de la Bonanza y el Parador está justo debajo de él, pero como os digo, estaba cerrado.

– Mirador de Tanajara: desde aquí podemos tener una amplia vista del Mar de Las Calmas, Taibique y hacia el sur, los volcanes de la Restinga, más de 200 conos volcánicos. Desde este punto fue desde donde mejor se pudo observar el magma sobre la superficie del mar producido por la reciente actividad volcánica submarina en la zona de La Restinga en 2011.

Un poco antes de llegar a La Restinga paramos en Cala Tacorón

– El Pinar: el pueblo de El Pinar, considerado «la puerta al sur de la isla» se encuentra a 800m de altitud y es una zona rica en árboles frutales y rodeado de grandes bosques de pinos, contrastando con el paisaje volcánico. Como municipio (que incluye también La Restinga), es el municipio más al sur en territorio español.

El Pinar mantiene el estilo de vida tradicional herreño basado en ganadería, agricultura y artesanía. Es una opción para alojarse donde destaca el turismo rural, ya que allí podemos encontrar bastante oferta de casas rurales, en un entorno apacible y tranquilo.

El pueblo antiguamente pertenecía al municipio de La Frontera (inicialmente el Hierro tenía dos municipios, los mínimos para poder convertirse en «Cabildo», Valverde y Frontera), pero desde 2007 es un municipio independiente debido a un conflicto originado por la fiesta más importante de la isla, La Bajada de la Virgen de los Reyes.

– La Restinga

Y llegamos a La Restinga, pertece al municipio de El Pinar, hasta 2007 sólo había dos municipios en la isla, Valverde y Frontera, pero desde ese año y debido a un conflicto que hubo durante las fiestas de la Bajada de la Virgen de los Reyes, El Pinar pasó a ser el tercer municipio que comprende todo el sur de la isla, Las Casas, El Pinar, La Restinga y Taibique.

La Restinga es un paraíso para amantes de submarinismo. Se habla de mar, se respira mar y se bucea en su rico fondo marino.

En La Restinga están la mayoría de centros de buceo de la isla y es el sitio más apropiado para alojarte si quieres practicar este deporte en la Reserva Marina del Mar de las Calmas.

Este es el Mero Pancho que como dice en la inscripción es el “Símbolo del cuidado que el pueblo herreño dedica al mar y a la tierra, convirtiéndolos en patrimonio de todos los herreños y del mundo”

Y qué me decís de la cabina? No pude evitar hacerle foto porque esto ya es una reliquia.

Tiene también una pequeña y tranquila playa con bandera azul, apta para todos los públicos por ser de aguas muy calmas debido a la protección del muelle.

En el pueblo hay un par de supermercados, un cajero, y varios pequeños restaurantes y bares.

Como curiosidad os contaré que estamos en el punto más al sur de España y que si trazásemos una línea vertical desde aquí hacia el sur, no encontraríamos tierra hasta la Antártida.

Comimos a muy buen precio en La Restingolita, pescado fresco y estos riquísimos camarones.

A pesar de que la restinga tiene una buena playita, el mejor sitio para nadar en esta zona es la Cala de Tacorón, así que vamos para allá ….

Ya estamos, se tardan solo 15 minutos en coche.

– Cala de Tacorón

Son piscinas naturales muy bien preparadas y sin romper el encanto del entorno. Esta zona disfruta de un microclima con más sol y menos viento que el resto de la isla que desde luego invita a darse un buen baño. Hay un chiringuito, pero está cerrado, supongo que por baja demanda por el covid

Salimos rápidamente hacia el Faro de Orchilla porque queremos llegar para ver el atardecer y es 1h de viaje desde aquí. Con el cambio de hora, el ocaso es sobre las 18:00 así que tenemos que darnos prisa.

Se tarda 1h en recorrer 31 kms, así que os podéis imaginar cómo es la carretera. Miedo me da …

Y como sospechábamos, la carreterita es cuando menos, complicada, esperamos no encontrarnos con nadie de frente.

Salimos del pinar y vuelve a brillar el sol.

Ahí ya divisamos el faro

Esta escultura en bronce es un homenaje a la figura del pastor tradicional herreño acompañado por su perro. Una oquedad en el interior permite el acceso y guarecerse en el interior de la intemperie.

– Meridiano Cero

Un poco antes de llegar al faro nos encontramos con esta desviación. Sabíais que en la isla de El Hierro se ubicó durante muchos años el Meridiano Cero hasta que se trasladó a Greenwich? Hay un pequeño monumento en conmemoración y sólo se puede llegar a él o bien caminando o en 4×4 porque es una pista de tierra

En la isla de El Hierro se ubicó durante muchos siglos el imaginario meridiano cero, antes de que fuese el actual Greenwich – por eso El Hierro es también conocido como «La isla del Meridiano». Antiguamente se creía que esta zona de El Hierro era la más occidental del mundo. De camino al faro de Orchilla, se puede hacer un desvío para ver este pequeño pero simbólico monumento al meridiano 0. Eso sí, la pista que va hacia él no se puede hacer en coche, sólo en 4×4 (o caminando)

– Faro de Orchilla

Bueno, pues ya estamos aquí y hemos llegado justo para la puesta de sol.

El Faro de Orchilla es otro imprescindible si visitáis la isla de El Hierro. Está situado «en medio de la nada» y hasta no hace mucho, solo se podía llegar a él por mar.  El faro fue construido entre 1924 y 1933 y hoy en día está mecanizado. El farero que estuvo allí hasta su mecanización sigue siendo el encargado de su mantenimiento.

También deciros que estamos en el punto más occidental de España y en su día, del mundo conocido, por eso a Hierro

se la llamó “la isla del fin del mundo”

Esta cruz que vemos frente al faro es la Cruz de los Navegantes, que protege a aquellos que atraviesan el Atlántico y simboliza el papel de El Hierro como última tierra cristiana en la época de los descubrimientos del XVI.

Dicen que es uno de los 10 mejores sitios de España donde contemplar la puesta del sol. Por cierto, eso que veis por ahí volando no es un ave autóctona, no, es un dron.

Después de disfrutarla a gusto del atardecer y de hacer un montón de fotos, bajamos hasta el

– Embarcadero/Muelle del faro de Orchilla De cuándo sólo se podía acceder al faro por mar quedó este embarcadero que ahora se puede visitar e incluso darse un baño si el tiempo lo permite.

Y después de habernos deleitado con este fantástico espectáculo de luces y sonidos marinos, emprendimos el regreso al hotel que miedo nos daba que se nos hiciera de noche por aquellas carreteras. Por eso optamos por en lugar de volver por donde habíamos ido, seguir la carretera y bajar al Golfo pensando que la carretera sería mejor, pero no, resultó que era mucho peor y con barrancos y acantilados, qué atrevida es la ignorancia… Entre el acongojamiento que llevaba y que se hizo de noche y no veía nada, no pude sacar vídeo, pero ya la veréis mañana porque muy a nuestro pesar, tuvimos que volver a subir por esa carretera.

Esa noche cenamos en un restaurante que hay muy cerquita del Parador, El Bohemia, es muy sencillito, tipo bar de carretera, pero se come muy bien y a buen precio.

CONSEJO: Por cierto, aprovecho para deciros que en esta isla es muy necesario llevar un mapa porque en muchas zonas no hay cobertura y Google Maps no funciona, eso, o descargarte el mapa previamente para usarlo offline.

Ruta día 4: Árbol de Garoé, Mirador de Jinama, Frontera, Ecomuseo de Guinea, Charco Azul, Sabinosa, Ermita de Nuestra Señora de los Reyes, el Sabinar

Lo primero que vamos a visitar hoy es el Árbol de Garoé, pero antes haremos una breve parada en la Villa de Valverde.

Al entrar en el túnel de Timijiraque, me fijé en esta escultura que no había visto los días anteriores, me encantó y por lo visto es un homenaje a todos los enamorados de El Hierro. La obra se titula “La esperaré siempre” y es del escultor Julio Nieto. Es una escultura en bronce a tamaño natural de 500kgs de peso. Según su autor, se trata de un hombre enamorado que, con un ramo de flores silvestres en la mano, espera con ilusión la llegada de su amor mirando hacia la costa.

Valverde

Es la capital de la isla y la única capital de las Islas Canarias que no está en la costa

La ciudad en sí no tiene grandes cosas que ver. Pero es imprescindible dar un paseo por sus calles y acercarse hasta la plaza del Ayuntamiento y la Iglesia de la Concepción.

La iglesia es el mayor templo de la isla. Hubo que reconstruirla porque se derrumbó a finales del siglo XVIII debido a que había sido construida con materiales de baja calidad. El edificio es neobarroco y consta de 3 naves albergando en su interior gran parte del patrimonio de la isla como la imagen de la Inmaculada Concepción que preside el altar. El reloj que vemos en la fachada, está allí desde 1867 y fue traído desde Francia. Su maquinaria se restauró en el año 2000, pero la esfera es la original.

Iglesia de La Concepción de Valverde

Sabíais que Cristóbal Colón visitó la isla en 1493 en su segundo viaje a América? En ella permaneció 17 días en espera de mejores vientos para su viaje.

De aquí continuamos hacia el Árbol de Garoé que está cerca de San Andrés, en la zona central de la isla. Según nos vamos acercando comenzamos a ver la bruma característica de la zona que da lugar al fenómeno llamado “lluvia horizontal”del que luego os hablaré.

La entrada para no residentes cuesta 3€ y allí mismo se puede comprar un pasaporte que por 17€ incluye la entrada a varios sitios de interés.

Una vez pagada la entrada te dan una explicación sobre el árbol santo y luego vas a verlo por tu cuenta.

Garoé (el árbol santo)

El árbol Garoé era un tilo que los bimbaches (aborígenes de El Hierro) adoraban y conocían como «El árbol santo». El árbol original fue destrozado por un huracán en el siglo XVII, pero su historia se ha mantenido siempre viva por eso en 1949, se decidió plantar otro tilo en el lugar donde estaba el Garoé para no perder su historia.

ÁRBOL SANTO GAROÉ

La importancia del Garoé se debía a que, pese a lo verde que es la isla, carecía de suficiente agua para abastecer a su población y el Garoé era capaz de aprovechar el agua de esa “lluvia horizontal”. Éste fenómeno atmosférico consiste en que los vientos alisios, que traen la bruma con ellos, producen una elevada humedad en el ambiente, pero no dan lugar a lluvia. El árbol santo era capaz de condensar esta humedad ambiental y destilar agua pura, por esto los bimbaches le atribuyeron al Garoé propiedades mágicas. Y así lo convirtieron en algo sagrado para ellos. El Garoé era su única fuente para abastecerse de agua y, por ello, cavaron albercas a su alrededor para almacenarla.

Pozas o albercas donde almacenaban el agua

Los bimbaches o bimbapes, fueron los primeros y únicos ocupantes de la isla desde el año 120 d.C hasta principios del siglo XV cuando fue conquistada por Juan de Bethencourt y anexionada a la Corona de Castilla. Los conquistadores conocieron el secreto del árbol y también se beneficiaron de él.

Hoy en día se sigue recogiendo y aprovechando el agua de la “lluvia horizontal” para sofocar los incendios forestales.

El lugar del Árbol Santo Garoé puede visitarse todos los días de 10:00 a 18:00. La vista dura 15 – 20 minutos y la entrada para no residentes cuesta 3€.

Para los amantes del senderismo, os diré que desde aquí también salen varias rutas.

Ahora nos vamos a dos de los sitios que más ganas tenía de conocer de la isla, el Santuario de Ntra. Sra. de los Reyes y el Sabinar. Pusimos el navegador que en esta ocasión sí funcionaba y en lugar de llevarnos por el camino menos malo, nos llevó no sé por qué extraña razón al Golfo, por lo que tuvimos que subir por la misma carreterita que habíamos bajado la noche anterior, eso sí, disfrutamos de una muy buena panorámica de la costa del golfo.

Antes de empezar la subida, dejamos a la derecha el Balneario Pozo de la Salud, que es un pozo de aguas minero medicinales cuyas propiedades se descubrieron en el siglo XIX, desde entonces el lugar ha sufrido transformaciones hasta convertirse en el hotel balneario que es en la actualidad. Su origen es muy curioso, porque como ya os he comentado, la isla siempre ha tenido problemas de sequía y para paliarla, se perforó un pozo a comienzos del siglo XVIII. Al principio se utilizaban para dar de beber a los animales, pero luego también la bebían las personas y se constató que aquellas que la bebían, tenían mejor salud. En el siglo XIX estas aguas se hicieron famosas y hasta allí llegaban para tomarlas enfermos de otras islas. El médico Leandro Pérez que fue desterrado a El Hierro, comprobó las propiedades curativas de las aguas y fueron declaradas “aguas minero-medicinales”. Tras pasar por diferentes etapas, como embotellar las aguas y venderlas en farmacias o construir un pequeño balneario para baños calientes, se ha llegado al moderno hotel-balneario actual.

Un poquito más adelante vimos un cartel que indicaba Arenas Blancas y nos metimos. Nos gustó tanto la zona que decidimos pararnos aquí a hacer un picnic disfrutando del majestuoso paisaje de el Golfo.

ARENAS BLANCAS

Enseguida encontramos la desviación a la Ermita de los Reyes y empieza la carretera de la que os hablé antes, es de doble sentido y cabe solo un coche y eso lo bajamos el día anterior de noche!!!  Podéis ver cómo es la carretera en el vídeo del que os pongo el enlace al final. Bueno, pues después de 20’ de curvas y precipicios, llegamos por fin llegamos a la

ERMITA NUESTRA SEÑORA DE LOS REYES

Nuestra Señora de los Reyes es la patrona de El Hierro. Parece ser que llegó a la isla en un barco en 1546, los marineros la ofrecieron a los pastores a cambio de provisiones. Inicialmente la colocaron en una cueva y fue en 1577 cuando le construyeron esta ermita, aunque fue remodelada en el siglo XVIII. El blanco de su fachada contrasta con el paisaje que la rodea y además tiene unas vistas muy bonitas al mar.

Según cuenta la historia, milagrosamente la Virgen trajo la lluvia tras las épocas de peores sequías debido a ello, los herreños celebran cada 4 años la «Bajada de la Virgen de los Reyes«, la fiesta más importante de El Hierro. En ella, trasladan a la Virgen desde su ermita hasta la capital (Valverde) donde permanece en la Iglesia de la Concepción y luego, al regreso, hacen paradas por varios pueblos. La romería dura 1 mes en total.

En el interior podemos ver la imagen de la Virgen rodeada por los tres Reyes Magos.

INTERIOR DE LA ERMITA DE LA VIRGEN DE LOS REYES

En el recinto de la ermita hay aseos y hasta tienda de recuerdos.

A poca distancia de la ermita, siguiendo la carretera, encontramos a la izquierda la desviación al Sabinar.

LA SABINA

El Sabinar:

Tanto la ermita como el sabinar están en la zona llamada La Dehesa. El Sabinar es un bosque abierto de espectaculares sabinas retorcidas por la fuerza de los vientos alisios, que las moldea dándolas formas llegando sus copas a tocar el suelo. Es una de las maravillas naturales de El Hierro. Algunos expertos dicen que son los árboles más viejos de España.

Este árbol tiene una excelente madera empleada durante años. Los bimbaches (aborígenes) hacían herramientas, adornos, tablones funerarios, armas y los pobladores que vinieron después, usaban la madera de sabina para fabricar los dinteles de las puertas, las vallas para impedir el paso al ganado, etc

EL SABINAR

El ex guitarrista de Queen, Brian May, lo convirtió en portada de su álbum Another World, publicado en 1998. Parece ser que vio un reportaje sobre este singular árbol y peregrinó hasta El Hierro para conocerlo. La sabina es el emblema de la isla y forma parte del escudo de El Hierro.

Volvemos al Parador por el Pico del Malpaso donde se tienen estas espectaculares vistas del golfo desde el otro lado, mirad qué bien se aprecia aquí la parte que le falta a la isla.

Esa noche cenamos en el Parador y disfrutamos de una preciosa luna llena.

Ruta de los Charcos, Ecomuseo de Guinea y senderismo en La Llanía (Día 5)

Comenzamos visitando el

Tubo volcánico, lagartario y poblado

El Ecomuseo de Guinea es el primer ecomuseo de España. La primera parte se inauguró en 1995. Se encuentra ubicado en el Valle de El Golfo, poco después de pasar el túnel del Golfo a la izquierda.

La entrada cuesta 9,50€ para no residentes, si tienes el pasaporte, está incluida y se visita:

* Tubo volcánico:  de 90m de longitud, el guía te explica cómo se descubrió y cómo los aborígenes utilizaban estos tubos o juaclos como viviendas o almacenes. Este tubo se abrió al público en 2014.

* Lagartario o centro de recuperación del lagarto gigante de El Hierro.

Es una especie amenazada y en peligro de extinción. Antiguamente vivían en los Roques de Salmor, que están justo enfrente, pero desaparecieron y se creían extinguidos hasta que en 1974 un pastor que recorría los caminos del monte que está al lado, La Fuga de Gorreta, encontró un ejemplar. A partir de ahí se inició un plan de recuperación destinado a la cría en cautividad del Lagarto gigante de El Hierro (galliota simonyi). Desde entonces se realizan de vez en cuando sueltas controladas, tanto en el roque pequeño de los Roques de Salmor, como en la Dehesa y en Gorreta y se controla su supervivencia gracias a un chip que les introducen.

* Poblado de Guinea: Los bimbaches vivía originalmente en cuevas volcánicas, pero posteriormente, encontraron en este valle su asentamiento ideal para dedicarse al cultivo de la tierra y a la ganadería.

El poblado arqueológico de Guinea fue uno de los primeros asentamientos habitados de El Hierro. Está situado a los pies del monte Fuga de Gorreta, en pleno Valle de El Golfo. Aquí se visitan las viviendas prehistóricas de los primeros habitantes de la isla, los bimbaches, pasando por las de los posteriores colonizadores y llegando hasta los años 60 del S XX. Es como un viaje en el tiempo. Las viviendas están numeradas según la época a la que pertenecían. La primera es súper básica, con un jergón a modo de colchón y pocos utensilios. En el recorrido por las distintas viviendas, vamos viendo cómo van evolucionando hasta la última que ya tenía muebles más o menos modernos y vajilla de porcelana.

Las casas están construidas con piedras volcánicas superpuestas y techos de paja de centeno. Todas tenían su huerto, aljibe para recoger el agua y pajero y han sido reconstruidas utilizando materiales originales. El nombre se cree que viene de la antigua moneda inglesa, guinea, ya que, allá por el siglo XVI los ingleses, muy interesados en las vides que allí se cultivaban, hicieron transacciones comerciales con los habitantes del poblado y les pagaban en esa moneda. Incluso hay documentación que constata que la primera viña la plantó un inglés.

La visita del Ecomuseo dura 2 horas en total. Abierto todos los días de 10 a 18:00, no llegar más tarde de las 16:00 para la visita guiada.  Tfno. 922 55 50 56

Y ahora vamos a ir de charco en charco, todos en el Golfo y muy cerca del Ecomuseo.

El Hierro no cuenta con playas maravillosas, pero para compensar esto, existen una serie de piscinas naturales o charcos donde poder bañarnos en el mar a cual más bonitos.

Charco La Maceta

Este charco está muy bien preparado, cuenta con cafetería, baños, solarium y dos amplias piscinas naturales a las que se accede por escaleras. Como podéis ver, el día que fuimos el mar estaba muy bravo y no pudimos bañarnos.

A solo 3 minutos en coche encontramos el siguiente charco

Charco Los Sargos

El Charco Los Sargos tiene un amplio parking y un quiosco de bebidas. El horario es de 07:00 a 20:00h y la entrada es libre. Hay que bajar muchas escaleras para acceder a la piscina natural, así que como el estado del mar no era apropiado para bañarse, no bajamos y nos fuimos al siguiente charco.

Charco Azul

El Charco Azul dicen que es un lugar de ensueño porque además de en la piscina natural, también te puedes bañar en la gruta protegido de las olas. Tiene un solarium de madera para tomar el sol, pero eso sí, no hay bar ni quiosco, así que tienes que llevarte tu comida y bebida. El horario también es de 07:00 a 20:00 y tiene un amplio espacio para aparcar.

Ahora nos vamos a La Llanía para hacer una ruta de senderismo. Decidimos ir por Sabinosa, que está en la montaña, para ver de paso el pueblo, del que habíamos leído que era uno de los más bonitos de la isla.

SABINOSA

Sabinosa es un pueblo blanco del más puro estilo herreño, pintoresco, con balcones típicos canarios, pero estaba desierto, no vimos a nadie por la calle. Habíamos pensado comer allí, pero tampoco vimos ni un bar abierto. El nombre proviene de la abundancia de sabinas en la zona. Se divide en dos barrios: Rosa Cabrera y El Lugar. Es la población más occidental de Canarias. Sus habitantes, conocidos como gabeteros, eran fundamentalmente pastores, ya que Sabinosa es la población más cercana a La Dehesa.

Después de subir hasta allí por una carretera estrecha y con muchas curvas, no pudimos continuar hacia La Llanía porque la carretera estaba cortada por desprendimientos, así que tuvimos que volver a bajar y subir por Frontera.

IGLESIA NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA, FRONTERA

Al pasar por Frontera vimos la iglesia, qué bonita!!! Se caracteriza por tener el campanario exento, es decir, separado. Se encuentra en la cima de la Montaña de Joapira y resulta muy original. Parece ser que el motivo por el que construyeron el campanario por separado fue para que desde todo el valle se pudieran escuchar bien el sonido de sus campanas. El edificio principal es de 1811 y sustituyó al original que se destruyó por un fuerte temporal en 1722, sin embargo, el campanario se construyó posteriormente y se renovó a mediados del siglo XX.

La Frontera, ocupa el enorme boquete que dejó, hace millones de años, un monumental derrumbe que mandó la mitad de la geografía herreña al fondo del mar. En el paisaje de esta zona de la isla sobresale el viñedo; un cultivo que sirve de base a la Denominación de Origen Isla de El Hierro. Para llegar a los viejos lagares y a las antiguas bodegas hay que meterse por pistas de tierra.

En solo 25 minutos llegamos a La Llanía. Del parking salen dos senderos, uno a cada lado de la carretera, señalizados como El Brezal y Mirador de la Llanía.

Sendero circular que parte del parking de La Llanía

Puedes empezar por un lado o por otro porque el sendero es circular. Nosotros empezamos por El Brezal.

Según nos informa el cartel, el sendero es circular y hay 3 posibles recorridos, corto, medio y largo, pero pone que los tres son de dificultad baja y están marcados por colores, dependiendo de cuál queráis hacer, deberéis de seguir las flechas de un color u otro. Nosotros optamos por el corto porque son las 4 de la tarde, anochece pronto y aún nos quedan más cosas por ver.

Mapa Sendero de La Llanía

El recorrido es un precioso paseo entre pinos centenarios, helechos y laurisilva, parece un bosque encantado. Los bosques de laurisilva son bosques húmedos o nubosos que se desarrollan alrededor de montañas y se alimentan de la humedad procedente del mar y de las nubes. Apenas entra la luz del sol y los troncos están completamente cubiertos de liquen y musgo. La laurisilva atlántica se da en las islas de la Macaronesia, sobre todo en las islas Canarias, Azores y Madeira.

Senderismo en La Llanía

Nos impresionó este enorme pino canario que debe ser muy antiguo, pero no he podido encontrar más datos sobre él.

Tras un agradable paseo, nos dimos la vuelta porque no queríamos perdernos el Mirador de La Llanía y no nos daba tiempo a hacer el recorrido completo.

Camino al mirador atravesamos otro bosque de laurisilva y después un claro de gravilla volcánica

Y por fin llegamos al mirador desde el que se tienen unas vistas espectaculares de El Golfo desde otra perspectiva, los Roques de Salmor, Frontera y también pudimos ver al fondo la isla de La Palma.

Consejo: llevad siempre en el coche algo de abrigo, en la isla se cambia mucho de altitud de un momento a otro y los cambios de temperatura son grandes. En 30 minutos pasamos de 23ºC a 12ºC.

Seguimos que aún nos quedan 2 miradores más por ver.

En 10 minutos llegamos al Mirador de Jinama que está situado en la parte centro-este de la isla, al oeste de San Andrés. Este mirador tiene una de las vistas más completas de El Hierro. Está a 1230 metros sobre el nivel del mar y desde aquí se puede admirar una fantástica vista de toda la bahía de El Golfo, los viñedos y las plantaciones de plátano y piña. 

Allí se encuentra también la ermita de la Virgen de la Caridad. Desde este lugar parte uno de los más senderos más antiguos de la isla, el Camino de Jinama, que lleva hasta La Frontera, pero en ese momento estaba cerrado por desprendimientos.

Nos fuimos rápido hacia el siguiente mirador porque queríamos ver desde allí la puesta de sol, el Mirador de la Ermita de la Peña, que está a otros 10 minutos en coche.

Para mi gusto este es el mirador más bonito, mi preferido. Preciosa la ermita, preciosa la vista y preciosísima la puesta de sol.

Por ser la última noche en la isla, nos dimos un homenaje cenando en el restaurante del Mirador de la Peña, el que diseñó César Manrique y que ahora cumple 30 años. La cena estuvo bien, pero tampoco fue nada espectacular y salió carilla, 95€ los dos con una botella de vino.

Como conclusión os diré que El Hierro me ha parecido maravilloso, una isla que sin duda merece mucho la pena conocer. Aconsejo ir 7 noches, nosotros estuvimos 5 pensando que teníamos tiempo de sobra para conocerla y nos faltaron al menos 2 días para verlo todo sin prisas y disfrutarlo.

PUEDES VER EL VÍDEO COMPLETO DEL VIAJE PULSANDO AQUÍ ABAJO¬

Por Los Viajes de Gema

Viajera incansable ... Los Viajes de Gema nació con la intención de ayudar a todos los viajeros a planificar sus viajes. No pretendo hacer un reportaje de cada lugar que visito, sino ofrecerte información para que puedas planificar el tuyo, días necesarios, qué da tiempo de ver cada día, qué documentación necesitas, hoteles, restaurantes y todo aquello que pueda ser práctico, anécdotas, curiosidades y consejos... y si eres de los que no viajan, podrás conocer buena parte del mundo desde tu sofá. BUEN VIAJE!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *