Village Tour, visita a una aldea tradicional

Vamos a comenzar nuestra aventura por este precioso país adentrándonos en el interior de la Sri Lanka rural, haciendo el llamado “Village Tour”.

¿Qué es el village tour?

Consiste en ir a conocer la vida en una aldea, sus costumbres, las comidas típicas, etc, utilizando los tres medios de transporte tradicionales:

TUK TUK
MINI CATAMARÁN POR EL LAGO
CARRETA TIRADA POR BUEYES

¿Dónde se contrata, cuánto dura y cuánto cuesta?

En Habarana hay varios sitios que proporcionan este tour, nosotros le pedimos a nuestro conductor que nos llevara a uno y nos llevó a Akila Village & Lake Adventure. El precio es de 15€ por persona, almuerzo incluido y duró unas 3 horas.

Comenzamos …

El primer medio de transporte es el tuk tuk en el que se hace un corto recorrido por carretera hasta llegar al desvío por el que se accede al camino que nos conducirá a la aldea.

El segundo medio de transporte fue sorpresa … No pudimos ir en el carro tirado por bueyes porque hoy es «Poya Day», que es el  día de luna llena, que todos los meses es festivo en el país porque cada uno conmemora una etapa de la vida de Buda y los animales descansan. Entonces fuimos hasta el lago en un tractor con remolque. Toda una experiencia y más cuando nos ofrecieron conducirlo y mi amiga, ni corta ni perezosa, se animó. Madre mía! Casi volcamos y nos vamos a los campos de arroz sin bajarnos del tractor, jajaja

Y ya llegamos al tercer medio de transporte, el mini catamarán para cruzar el lago. La embarcación es curiosa, tienes que meter las piernas en esos huecos que se ven en la foto y sentarte en la madera central. No hay que olvidar que es el medio de transporte que los habitantes de la Sri Lanka rural utilizan para desplazarse entre aldeas.

Es increíble la tranquilidad que se respira aquí. Es una verdadera gozada estar solos en ese inmenso lago donde solo se oye el sonido del agua y las aves.

La primera parada fue en casa de una señora que nos enseñó cómo hacen harina de arroz. Primero separan la cáscara del grano con un palo, una especie de mortero gigante.

Mari Jose no quiso dejar de tener la experiencia y probó a hacerlo.

Después lo pone en un recipiente plano como de paja y lo sacude con fuerza para aventar la cáscara. Después lo muele en un molino de piedra de lo más rústico y sale una harina finita, finita. Con la que, tras abrir un coco delante de nosotros, nos preparó uno de los platos más típicos, el rotti de coco. Es un panecillo hecho con harina de arroz, la carne del coco, un poquito de agua de sal y agua. Luego lo puso en una sartén de barro hasta que estuvo cocinado.

Es un panecillo hecho con harina de arroz, la carne del coco, un poquito de agua de sal y agua. Luego lo amasó, hizo unas pequeñas bolitas, las aplastó sobre una hoja de banana dándole forma redondeada y los puso en una sartén de barro hasta que estuvieron cocinados.

Después hizo otro de los platos típico, el sambol de coco, muy sabroso, lleva carne de coco, un poco de pimienta, cebolla, sal y lima.

Nos lo sirvió en un plato ecológico y sobre un trozo de hoja de banano. Estaban exquisitos, la verdad.

SAMBOL Y ROTTI DE COCO, BUENÍSIMOS!!!

Volvimos al mini catamarán y seguimos navegando por el lago, esta vez por una parte preciosa que estaba llena de nenúfares y nuestros barqueros nos sorprendieron confeccionando para nosotros collares hechos con una flor Water Lily y sombreros hechos con las hojas que flotaban en el lago.

Parece mentira las cosas tan chulas que hacen.

La siguiente parada fue para almorzar en otra casa donde la señora nos invitó a servirnos de un buffet con comida tradicional. Estaba todo muy rico.

Volvimos al mini catamarán y dimos otro relajante paseo por el lago hasta llegar al punto de partida, donde desembarcos. Y cuál sería nuestra sorpresa, cuando vemos venir por la orilla del lago a un grupo y en el centro iba ni más ni menos que Miss Sri Lanka, guapísima y además muy simpática.

Nos sorprendió ver estas torres, nos explicaron que eran puntos de vigilancia para controlar la presencia de elefantes, porque por lo visto, si se adentran en los campos, les aplastan las cosechas.

Y ya cuando nos íbamos, nos encontramos con la carreta y el buey descansando, que hoy no le tocaba trabajar.

Así que ya sabéis, si queréis hacer esta excursión y queréis ir en la carreta, aseguraros que ese día no haya luna llena.

De allí salimos ya a la carretera, esta vez para subirnos a un jeep que nos llevaría a hacer un safari en Hurulu Eco Park.

Puedes ver el vídeo de esta visita pulsando en la foto –>

Otras excursiones por la zona:

Nosotros combinamos en un día Sigiriya, Village Tour y Safari en Hurulu Eco Park.

Espero haberte ayudado a preparar tu viaje a este precioso país. Puedes dejarme un comentario si te ha gustado o si tienes alguna duda. Muchas gracias y buen viaje!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *