FLORIDA: MIAMI, KEY WEST & EVERGLADES

DOCUMENTACIÓN REQUERIDA

Para empezar, os comento que los ciudadanos europeos no necesitamos tener visado para EE. UU., pero sí el Esta (Electronic System for Travel Authorization), se hace por internet y ¡¡¡OJO!!! No os equivoquéis de web al hacerla porque hay alguna web pirata que lo cobra más caro. La web oficial es esta.cbp.dhs.gov/esta/ vale $14 y la suelen aprobar en el momento.

UN POQUITO DE HISTORIA

El nombre procede de los tiempos en que hubo allí asentamientos mayas y que originalmente se escribía Mayami, que significaba río Maya y también era el nombre de una etnia. Estuvo bajo dominio español durante 3 siglos hasta su cesión a Estados Unidos, que al transcribir el nombre como lo oían, lo llamaron Miami. Tal vez por esos siglos de ocupación española y por el gran número de inmigrantes de Hispanoamérica que viven allí, el 70% de su población habla español. De hecho, en la ciudad casi no tuvimos que hablar en inglés.

EN QUÉ ZONA ALOJARSE

Esto va a depender de cuál sea el propósito de vuestro viaje, si vuestra intención es básicamente ir a la playa, entonces vuestra zona sería Miami Beach, si váis a conocer la ciudad y váis a estar un par de días o si váis a un crucero, yo me alojaría sin duda en el área de Biscayne Blvd, en el Downtown. En cualquiera de estas dos zonas os va a resultar complicado encontrar alojamientos económicos, sin embargo, si alquiláis coche podréis optar por alojaros en los barrios que hay alrededor del aeropuerto como Doral, Miami Springs, etc donde encontraréis hoteles y moteles más económicos, eso sí, esta opción no es válida si no alquiláis un coche.

AMBIENTE NOCTURNO

South Beach, la parte sur de Miami Beach y en especial Ocean Drive, es famosa, además de por sus edificios Art Decó, por su ambiente de fiesta, su gente guapa, sus cochazos impresionantes, pero también por ser caro, por ejemplo para entrar en un local tipo disco tendrás que pagar una entrada que no incluirá consumición, pero eso sí, los locales están abiertos hasta altas horas de la madrugada e incluso algunos toda la noche.

Downtown, también hay un montón de discotecas y afterhours. Las discotecas son menos glamurosas, pero más asequibles. En S Miami Av entre las calles 9th y 11th se concentran un montón de restaurantes, pubs y clubes con mucho ambiente y a un precio más asequible que en South Beach.

Coconut Grove, es también menos elitista que el South Beach y al estar frecuentado por jóvenes, sus precios están más ajustados.

MEJORES PLAYAS

Las mejores playas de Miami se encuentran en:

MIAMI BEACH: 1.-South Beach, con sus dos playas Lummus Park Beach, la más concurrida y la que no te puedes perder si visitas Miami Beach. Verás las típicas casetas de los socorristas que tantas veces hemos visto en las películas, cuerpos esculturales, pero lo mejor son las aguas turquesas cristalinas y los esbeltos cocoteros y South Pointe Park, en el extremos sur de Miami Beach, más adecuada para relajarse por estar alejada del bullicio de South Beach.

2.- Mid Beach, entre la calle 23 y la 46, es una zona más tranquila, pero también con menos servicios. Allí están muchos de los hoteles más lujosos de la zona.

3.- North Beach, entre la calle 46 a la 63, es una playa con ambiente más familiar, pero también más es estrecha y menos atractiva que las del sur.

KEY BISCAYNE:

1.- Bill Baggs Park, está en el extremo sur de Key Biscayne. Es una playa espaciosa, con todos los servicios y menos masificada que las de Miami Beach y allí se encuentra el famoso faro del Cabo de Florida.

2.- Crandon Park, es una playa ideal para toda la familia por sus aguas poco profundas. Tiene todos los servicios y bonitas palmeras bajo las que tumbarse.

También hay una playa nudista en Miami, Haulover Beach. Está ubicada al norte de Miami Beach, cerca de Bal Harbour, en North Miami. Es muy tranquila y está frecuentada sobre todo por locales. La zona nudista está delimitada, así que también podrás disfrutar de esta playa llevando traje de baño. Tiene área de picnic, chiringuitos, baños y aparcamiento (de pago)

MEJOR ÉPOCA PARA VIAJAR …

Los mejores meses para viajar a Florida serían de noviembre a abril, la temperatura es más suave y llueve menos. Entre mayo y octubre, las temperaturas son altas con sensación térmica aún más alta por la humedad y llueve frecuentemente, además, en estos meses hay más probabilidad de huracanes.

Cómo llegar desde el aeropuerto a la ciudad:

Un taxi desde el aeropuerto cuesta alrededor de $28 y tarda aproximadamente 20 minutos. También hay autobuses que comunican el aeropuerto con el Downtown y con Miami Beach. Coche, sin duda es la opción más recomendada para poder moverte libremente.

DIARIO DE VIAJE

Aproximadamente a las 16:30 aterrizamos en el aeropuerto de Miami procedentes de Belice. Veníamos de hacer un viaje de 15 días por Guatemala y Belice y elegimos volver por Miami para aprovechar y ver también parte de Florida.

Cuando llegamos a la terminal me sorprendió porque para hacer la inmigración hay puestos automáticos, era la primera vez que lo veía, pero solo pueden acceder a ellos los ciudadanos del país, los residentes y los que tengan Esta, o sea, perfecto, nosotros podíamos e imaginé que el trámite sería más corto que los puestos de inmigración tradicionales donde había largas filas. Nos acercamos a uno de ellos tras esperar unos 5 minutos, porque también había una pequeña fila. Pones el pasaporte boca abajo, contestas a unas preguntas, te indica que mires al frente para hacerte la foto y luego que coloques los dedos para tomarte las huellas, lo normal que hacen siempre. Cuando el proceso termina te da un papelito y se supones que ya has hecho el control de pasaporte a menos que el papelito esté cruzado con una raya. Miramos los nuestros y el de mi chico, perfecto, pero el mío tenía la dichosa raya por lo que nos dirigieron al control de inmigración tradicional donde había una fila espantosa. Cuando por fin me tocó, el oficial, que era muy amable, me explicó que a veces la máquina no detecta bien los datos del pasaporte y por eso te sale el papel con la raya. Él volvió a hacer lo mismo, huellas, foto, que, por cierto, comentó en broma que no me preocupase si no salía bien porque no la iba a colgar en Facebook. La verdad es que es muy agradable encontrarte con alguien así, porque tradicionalmente los oficiales de inmigración suelen ser muy serios. El oficial se despidió de nosotros con la famosa frase «Welcome to the United States» «Bienvenidos a los Estados Unidos».

Bueno, pues 1 hora después de haber aterrizado, ya estábamos oficialmente dentro del país.
Recogimos el equipaje sin problemas y nos dirigimos a la salida para tomar el bus que nos llevaría a la oficina de Hertz para recoger el coche que previamente habíamos reservado. En la puerta de la terminal pasan minibuses de las respectivas compañías de alquiler de coches. Esperamos al de Hertz y en pocos minutos llegamos a la oficina y parking que tienen en los alrededores del aeropuerto. Teníamos reservado un todo terreno y nos dieron un Jeep, así que muy bien. Nos pusimos en marcha hacia Miami. Habíamos reservado el hotel en pleno centro, en el Downtown.
Enseguida vislumbramos los rascacielos del centro de Miami.

Downtown Miami

En 25 minutos llegamos al hotel Intercontinental Miami, que está en la Plaza Chopin (110€ noche sin desayuno gracias a una oferta especial, si no este hotel es mucho más caro). Está muy bien situado, en el Downtown de Miami, en Biscayne Blvd, frente al puerto y al centro comercial Bayside. Hacía menos de un mes que había pasado un huracán, pero hasta ese momento no había visto ningún desperfecto, estaba todo bien, se lo comenté al botones que nos ayudó con el equipaje y me dijo que gracias a que en el último momento, el ojo del huracán se había desviado al oeste, Miami no había sufrido grandes desperfectos, solamente algunas inundaciones y algunas palmeras caídas.
Tras la animada charla hicimos el check in y subimos a la habitación, nos duchamos y salimos porque queríamos comprar unas cosas antes de que cerrasen y además teníamos reserva en un restaurante para las 21:00h. Salimos del hotel y fuimos directamente a una tienda que se llama Ross. Es una especie de outlet donde venden de todo, ropa, calzado, bolsos, maletas, etc. de marcas famosas de otras temporadas y está muy bien de precio. Yo buscaba una maleta porque la mía ya estaba viejita y me compré una Samsonite de las más grandes por $89. También un bolso de Kipling por unos 30€ cuando marcaba más de $100, y una cartera. De camino de vuelta al hotel entramos en el CVS que es una mezcla de supermercado/farmacia/perfumería y compré varios cosméticos que eran más baratos que en España.
Volvimos al hotel, nos arreglamos dispuestos a vivir a tope el “Saturday Night” de Miami y tomamos un taxi ($9) para ir al restaurante “El Cielo”, está en una bonita zona del Downtown, Brickell on the River, entre Miami Av y Brickell Avenue. «El Cielo» es un restaurante de gastronomía molecular que ya me había quedado con ganas de ir cuando estuvimos en Medellín y Bogotá, porque allí hay también, de hecho, el chef y dueño es un joven colombiano que se formó con grandes chefs como Arzak.

Miami River

El restaurante en sí no es especialmente elegante, pero el trato es exquisito. Cuando vimos la carta no nos levantamos por vergüenza, pero era caro no, lo siguiente. Bueno, mira, ya que estábamos, íbamos a disfrutarlo, aunque la cena nos saliese por un pico. No podías pedir platos sueltos, la carta se componía de tres menús degustación si no recuerdo mal, uno más completo y carísimo del orden de $100 por persona, otro intermedio de $80 y un tercero vegetariano. También había una opción de maridaje que costaba más de $100 por persona solo los vinos. Pedimos el intermedio y para completar nos trajeron la carta de vinos, el más baratito valía $59, pero como no sabemos cenar sin vino y ya dispuestos a tirar la casa por la ventana escogimos un Cabernet Sauvignon de California de $70. En total la cena de los dos salió por 269€ pero sí que es verdad que estuvo llena de experiencias para los sentidos. Nuestro camarero, un chico argentino, nos fue explicando los platos según los iba sirviendo. Para empezar, nos trajo un plato con lo que parecía ser dos nubes de esas de chuches y una jarrita, al echar el líquido sobre las nubes se convertían en dos servilletas para limpiarte las manos. No os puedo contar plato por plato porque la verdad, no me acuerdo de las explicaciones que nos dio, pero si os digo que estaba todo exquisito. Lo que más nos sorprendió y creo que sorprende a todo el mundo, fue cuando trajo una jarra de chocolate, nos lo echó por las manos y tuvimos que chuparlo para “disfrutar como niños”, según dijo él.

Una cosa curiosa que nos dijo fue que no se podía cenar en la terraza porque el chef decía que el calor y la humedad ambiental podía alterar el sabor de los platos.
En resumen, fue una buena experiencia, aunque no apta para todos los bolsillos. Finalizada la cena nos fuimos caminando hasta Miami Avenue, que estaba muy cerca, donde hay un montón de sitios de copas y había muchísimo ambiente. Queríamos ir a un disco bar llamado Blue Martini, pero estaba a tope así que nos quedamos en la terraza de un pub justo enfrente (2 gin tonics 18€). Era todo un espectáculo, el ambiente, los cochazos que pasaban por delante, los modelitos … Supongo que al ser sábado había más ambiente que otras noches. En esa zona hay varios restaurantes donde hemos estado otras veces, buenos, bonitos y baratos como el Lolita o el Perricone’s. Sobre las 2am tomamos un taxi para regresar al hotel ($11) y nos fuimos a dormir que si queríamos aprovechar el día siguiente no podíamos levantarnos muy tarde.

Día 2: Bayside, crucero por la bahía, de compras en Dolphin Mall

Nos levantamos sobre las 8 para ponernos en marcha pronto y para no perder tiempo, como en la habitación había una máquina de café tipo Nespresso, desayunamos un rico café y unos dulces que habíamos comprado la noche anterior. Salimos a dar una vuelta por el Bayside, que es un centro comercial y de ocio que está en Biscayne Boulevard, enfrente del hotel y es el centro de reunión en Miami Downtown. A mí me gusta mucho porque está al borde del mar en la bahía de Miami. Desde allí se ven los numerosos puentes levadizos y los barcos de crucero a punto de zarpar. Hay tiendas de casi todo, desde souvenirs hasta ropa, complementos, calzado, cosméticos, electrónica, etc. y varios bares, cafés y restaurantes. Por la tarde noche hay actuaciones de música en directo. De allí salen los barcos que hacen recorridos de 90 minutos de duración alrededor de Biscayne Bay para tener unas vistas espectaculares del Downtown, del Skyline de Miami, el puerto, Miami Beach, Fisher Island y como no, las casas de los famosos. Sale a las horas en punto hasta las 07.00p.m. El precio es $27 adultos y $19 niños. Nos apuntamos a hacerlo y la verdad es que me encantó, el recorrido fue espectacular y te iban explicando lo que veías, incluidas las mansiones de los famosos.

Crucero por Biscayne Bay Miami

Después de la vista al Bayside, volvimos al hotel a coger el coche y nos encaminamos al Dolphin Mall, tardamos unos 30′ por la carretera 836, llamada también Dolphin Expressway. Si no alquiláis coche, podréis ir en el bus del Dolphin Mall, vale $6. El Dolphin Mall es mi parque de atracciones favorito de Miami, puedo pasar allí el día entero. Es un outlet inmenso con todas las marcas y a muy buen precio. Aparcamos en su inmenso parking, eso sí, anota donde dejas el coche porque como el Mall tiene muchas puertas, te puedes liar y no saber dónde lo has dejado. El parking es gratuito. Ya nos sabemos el recorrido de las tiendas que nos interesan y vamos a tiro hecho. Ejemplos de compras: Primero fuimos a Guess, compré varias camisetas muy chulas y unos vaqueros, tirado de precio, nada que ver con los precios de esta firma en España. Luego fuimos a Tommy Hilfiger y a Polo Ralph Lauren y compramos también camisetas a $19. Luego compré un plumas de esos que se doblan, se meten en una bolsita y no abultan nada por $40. Después entramos en Victoria Secret, 5 braguitas por $20 y podías elegir entre tangas, deportivas, de las que no se marcan con ropa ajustada, todas muy monas y un suje. Lo del suje es realmente curioso, te meten, literalmente, en un probador y te asignan una asesora que te trae 1001 modelos y tallas hasta que das con el modelo que te gusta y te sienta bien. Luego te dan una tarjeta con la información de tu talla, para que sea más rápido la próxima vez. Me llamó la atención que en el probador hay un timbre para poder llamar a tu asesora cuando la necesites, todo muy cool.
Hacia las 14:00 paramos para comer. Ya es tradición cuando vamos al Dolphin Mall, comer en Johnny Rockets la comida típica americana, es decir, hamburguesas, las hacen muy ricas y hot dogs. El local me gusta mucho porque está decorado en plan retro años 50. A ciertas horas, los camareros se ponen en la puerta y hacen un baile, todo muy americano. Comentaros que en el puesto de información del Mall que está en la entrada más cerca del Johnny Rockets, si presentáis el pasaporte, por ser turistas os dan un librito con un montón de tiendas donde os harán más descuento.

Dolphin Mall

Después de comer seguimos recorriendo pasillos del Mall y tiendas y sobre las 18:00 volvimos al Downtown, queríamos dar otra vueltecita por el Bayside antes de ir a cenar. Consejo, si estáis más de 1 día en Miami, merece la pena alquilar coche porque si no te gastas un montón en transportes.
Cuando llegamos al Bayside, había mucho ambiente, se notaba que era domingo y vimos a los músicos tocando en directo. Nos tomamos un sándwich y una Coke en un bar cubano disfrutando del ambiente. A las 20:00 volvimos al hotel a arreglarnos para salir a cenar. Esa noche cenamos en el restaurante Dolores but you can call me Lolita. Me encanta. Es un edificio tipo villa, de 1923 que en su día fue una estación de bomberos. Está en South Miami Avenue, en Brickell, muy cerca de donde tomamos la copa la noche anterior. Tiene una gran terraza comedor en la azotea con vistas al horizonte de Miami, un comedor interior muy bien decorado y en la planta baja hay una zona para copas. Cenamos en la terraza, muy agradable y la comida muy rica. La cena salió por unos $70 los dos, nada que ver con la de la noche anterior.

Restaurante Dolores but you can call me Lolita (Miami)

Curiosamente tienen cerveza Alhambra y Mahou y os voy a contar por qué, resulta que este restaurante es del mismo grupo que tres restaurantes de Madrid, El Olvido, El Recuerdo y La Misión. Después nos tomamos la copa en el Blue Martini y volvimos al hotel.

Día 3: Miami Beach o South Beach Miami

Hoy vamos a visitar Miami Beach, una isla conectada al continente por puentes. La parte sur es conocida como South Beach, sobre todo por sus edificios Art Decó y por atraer gente famosa de todo el mundo, especialmente Ocean Drive. Desde el hotel, por la 195 tardamos unos 30′ y fuimos cruzando puentes sobre la bahía de Biscayne dejando a un lado las mansiones de los famosos y al otro lado el puerto de Miami con sus impresionantes transatlánticos que habían llegado esa mañana y zarpaban otra vez por la tarde. Qué recuerdo de los cruceros … qué bien se pasa. Salimos a la Collins Av y aparcamos para dar un paseo por el Miami Beach Boardwalk, que es un sendero de madera que bordea la playa, una especie de paseo marítimo peatonal. Enseguida vimos la famosa playa y las típicas casetas de los salvavidas. Volvimos al coche y para bajar hacia el South Beach, lo que más nos atraía de la zona. Aparcamos cerca de Ocean Drive y fuimos paseando viendo los famosos edificios Art Decó. Este movimiento artístico surgió a finales de los años 20 tras la Gran Depresión y pretendía levantar los ánimos con su animado colorido y sus carteles de neón. Los edificios se hallan perfectamente conservados a pesar de los casi 100 años que han pasado. Muy representativos de este arte son los edificios de los hoteles Colony, Majestic, Starlite, Beacon Hotel y Avalon, todos ellos en Ocean Drive también nos encontramos con Villa Casuarina, la antigua mansión de Gianni Versace, donde fue asesinado en las escaleras de entrada a la casa en 1997. Años después del trágico suceso, en 2018, esta villa fue reconvertida en hotel de lujo.

Miami Beach

Seguimos caminando viendo los edificios típicos color pastel hasta llegar a Lincoln Road, una de las pocas calles peatonales de Miami, repleta de tiendas de moda, restaurantes y cafeterías y aprovechamos para comer allí en unas de sus terrazas y pasamos la tarde en la playa. Después de pasar por el hotel para arreglarnos, fuimos a cenar al Bayside al restaurante Lombardi’s. Cenamos en la terraza con vistas a la bahía, muy agradable y nada caro. La cena de los dos con un primero para compartir, dos platos principales y dos cervezas nos salió por unos $70.

Bayside Marketplace

Después tomamos una copa en el Mojito Bar y nos fuimos a descansar porque al día siguiente dejábamos Miami para ir a conocer lo más al sur de Florida, los Cayos.

Día 4: Cayos de Florida, Key West o Cayo Hueso

A las 8 de la mañana ya estábamos en marcha. Salimos a tomar la US1 South. Esta carretera recorre toda la costa este de EEUU, desde Key West hasta Fort Kent (Maine) en la frontera con Canadá. Teníamos que recorrer 90kms hasta llegar a la Overseas Highway, es decir, hasta el final de la zona continental y el comienzo de los interminables puentes que atraviesan los Cayos de Florida y termina en Key West. Cayos de Florida es un archipiélago situado al sur de Florida entre el Océano Atlántico y el Golfo de México formado por 1700 islas, muchas de ellas deshabitadas, que se extienden por más de 300 kilómetros. De estos cayos los más famosos son Key Largo y Key West. Son un destino inmejorable para los turistas de EEUU por reunir varias condiciones, su proximidad, su clima, su ambiente desenfadado y sus playas. No llevábamos mucha distancia recorrida cuando paramos para poner gasolina y comprar unas bebidas y ahí notamos que el ambiente había cambiado, habíamos pasado del ambiente latino de Miami, donde apenas necesitas hablar inglés, a un ambiente más americano donde ya solo se habla inglés. Tardamos aproximadamente 1h15 en llegar a Key Largo, donde comienza la Overseas Highway. Es increíble pensar que te vas a adentrar 180 kilómetros en el mar y a saltar por un montón de islas unidas por puentes. La sensación de estar conduciendo sobre el mar es una experiencia única.

Cayos de Florida

Key Largo dicen que es el paraíso del buceo. Se puede visitar el parque estatal submarino John Pennekamp Coral Reef, donde podréis practicar buceo y admirar multitud de especies de peces tropicales, coral y paisajes marinos, así como también la famosa estatua submarina del Cristo del Abismo.

En Islamorada podéis visitar el teatro del mar (Theater of the Sea), donde podréis alimentar un tiburón, tocar un León de Mar o dar un paseíto en barca con el fondo de cristal rodeados de delfines.

Plantation Key, uno de los mejores lugares para la pesca.

Marathon hicimos un alto en el camino para darnos un bañito en la preciosa Sombrero Beach. Esta isla es la preferida por las familias estadounidenses. Después de pasar Marathon llegamos al Seven Mile Bridge, el puente más largo de los que atraviesan los cayos. Vemos otro puente en paralelo, era el antiguo puente de 1912 por el que circulaba el ferrocarril, única vía de unión con los cayos, hasta que en 1935 el huracán más devastador de los que han pasado por Estados Unidos, lanzó al mar los vagones del tren causando centenares de muertes de las cuales se recuperaron más de 400 cuerpos. Desde entonces el tren dejó de operar y se aprovecharon los puentes para hacer la primera carretera que sería sustituida en 1982 por la actual.

Bahía Honda, conocida por ser donde mejor se puede captar la esencia natural de estos cayos.

Y por fin llegamos a Key West o Cayo Hueso en español.

Key West es el cayo más al sur de Florida y el punto más meridional de los Estados Unidos continental. Se tiene constancia de que en 1513 ya estaba habitado, sobre todo por piratas, buscadores de tesoros y exploradores. Más tarde fue ocupado por colonos que dejaron como herencia la arquitectura típica colonial, la cocina y el espíritu de la isla. Se nota la diferencia de ambiente con el resto de Estados Unidos, mucho más liberal en el cayo. Por ejemplo en el resto del país no está permitido el consumo de alcohol en la calle y si lo llevas, debe estar en bolsa opaca para que no se vea lo que contiene, sin embargo en Key West vimos que esto no se cumplía, pensé que como están ahí en la puntita, como olvidados del mundo, el ambiente es mucho más relajado. Yo definiría el ambiente como hippie chic. Lo ideal es ir al menos 1 noche porque hacer ida y vuelta desde Miami en el día es muy cansado y no te da tiempo de disfrutarlo. Los hoteles son híper caros, entre 300 y 400€ por noche, así que si no quieres gastar esta barbaridad, tendrás que alojarte en un motel o en un guest house que tampoco bajará de los casi 200€ !!! Por este motivo decidimos quedarnos solo 1 noche y nos alojamos en el Courtney’s Place Cottages (155€ con desayuno). Es la típica casita color pastel, sin lujos, pero correcta y muy bien ubicada para conocer los principales puntos de interés del cayo. Tiene una piscina pequeña, pero coqueta, en la que puedes refrescarte y el personal es muy amable. Después de instalarnos salimos a conocer la isla. Es muy agradable pasear por las calles de Key West viendo sus casitas color pastel con tejados a dos aguas y vallas blancas, parece un decorado de alguna de las muchas películas que hemos visto. Bajando por Petronia Street, enseguida llegamos a la Duval Street, la calle principal de la isla, repleta de tiendas, galerías de arte y restaurantes. Un poquito más abajo encontramos Whitehead St donde está la casa donde vivió 10 años Ernest Hemingway con su mujer y sus hijos, de 1931 a 1940, año en el que se divorciaron y él se trasladó a Cuba.. Su mujer y sus hijos continuaron viviendo en la casa y fue propiedad de la familia hasta que el escritor falleció en 1961. El edificio es de 1851, de estilo colonial español. Dicen que esta fue su época más prolífica porque aquí escribió la mayor parte de sus obras. La casa está considerada Patrimonio Histórico de Estados Unidos. Ahora es un museo que se puede visitar y que aún cuenta con los muebles que el matrimonio fue adquiriendo en varias partes del mundo. También hay un buen número de gatos que son descendientes de los que tenía la pareja, algunos de ellos de seis dedos, como el que era el favorito del escritor. La casa se puede visitar todos los días de 9 a 17h en visita guiada, el precio de la entrada es de $16 los adultos y $6 los niños. Muy cerca de la casa está el faro de Key West, conocido como Lighthouse Museum. Debido a que el primer faro, que era de 1825 y estaba ubicado en la punta sur del cayo, fue destruido totalmente por un huracán en 1846, se decidió construir el actual tierra adentro para que estuviera más protegido. Se construyó en 1848 en tan solo 48 días. Se puede subir a su torre para tener unas vistas espectaculares de Key West. La entrada vale $12 y está abierto de 9:30 a 16:30h.

KEY WEST

Continuando 10 minutos más por Whitehead St, llegamos a Audubon House & Tropical Gardens, una bonita mansión de 1840, ahora museo, que muestra cómo vivía una familia adinerada en el siglo XIX en el cayo. Casi tan bonitos como la casa son los jardines tropicales que la rodean. A 2 minutos caminando, en Front St. se encuentra el Museo de Arte e Historia de Key West. Se inauguró en 1891 y originalmente fue donde se encontraba la oficina de aduanas, el tribunal de la isla y la oficina de correos. Después el edificio ocupado por la Marina de Estados Unidos para dirigir sus operaciones navales en el Golfo de México y el Caribe y cuando lo abandonaron, se transformó en un museo en el que hoy en día se pueden contemplar obras que abarcan dos siglos de historia distribuidas en dos plantas. La entrada cuesta $16 y se puede visitar todos los días de 10:00 a 16:00h. Siguiendo por Front St llegamos al lugar desde donde sale el Conch Tour Train, el tren turístico de Key West que funciona desde 1958. El tren hace un recorrido panorámico narrado de las principales atracciones de la isla y puedes subir y bajar las veces que quieras. El precio del pase de 1 día es de $47 para adultos y $20 para niños de 4-12 años. Si lo compras online en su web te ahorrarás un buen dinerito. Continuamos y a 2 minutos encontramos el Shipwreck Treasures Museum o lo que es lo mismo, el museo de los tesoros de naufragios. Hubo una época en la que pasaban más de 100 barcos al día por Key West y muchos de ellos naufragaban en su traicionero arrecife. Desde torres de observación como la de este edificio muchos saboteadores vigilaban día y noche. Cuando detectaban un naufragio gritaban «Naufragio en tierra» y los hombres corrían hacia el arrecife, realizaban labores de salvamento y el botín conseguido se subastaba llevándose esos hombres una parte de los beneficios. Esta práctica finalizó en 1921 debido a los sistemas de ayudas a la navegación que ya tenían los barcos y puso fin a una etapa que había convertido a Key West en una de las ciudades más ricas de Estados Unidos. Hoy en día actores recrean el descubrimiento del barco Isaac Allerton que se hundió en el arrecife en 1856. También se pude subir a la torre de vigilancia y observar si hay algún barco naufragado en los alrededores, bueno, mejor dicho, para tener unas excelentes vistas. El horario es de 9:40 a 17:00h, la última actuación es a las 16:40 y el precio es de $16 los adultos y $9 los niños de 4-12 años. Al lado de este museo vimos la Shell Warehouse, un lugar donde podemos ver y comprar infinidad de conchas marinas y corales a buen precio. Es una de las tiendas más pintorescas de la isla y está ubicada en un edificio histórico. Justo enfrente se encuentra el Acuario de Key West. Comenzó a construirse durante la gran depresión, en 1933 y tardó dos años en terminarse abriéndose al público en 1935. Fue una gran ayuda para la isla porque dio trabajo a muchos habitantes de Key West, llamados también «Conchs». Se le auguraba un gran éxito por ser muy útil para biólogos y estudiantes de todo el mundo, pero solo 7 meses después de su apertura, el gran huracán del que os hablé, destruyo el ferrocarril Overseas Railroad y con ello las posibilidades de que el acuario fuera visitado. Posteriormente el gobierno de los Estados Unidos lo arrendó para operaciones militares. Tres años después lo devolvió a la ciudad de Key West y recuperó su antigua gloria, teniendo incluso más éxito que en su inauguración en 1935. Actualmente es el hogar de tiburones, tortugas marinas, mantarrayas y peces tropicales y contribuye activamente a proteger el ecosistema de los Cayos de Florida. El precio de la entrada es de $17 los adultos y $10 los niños. Horario: 10:00 a 17:00h todos los días de la semana.

KEY WEST

Justo detrás está la animada Mallory Square, esta plaza está ubicada frente al mar, dando al golfo de México y será tu puerta de entrada a Cayo Hueso si lo visitas en un crucero. Aquí se celebra todas las tardes el «Sunset Celebration», ya que es un punto idóneo para ver el atardecer. Dos horas antes de la puesta de sol, la plaza se llena de artistas callejeros, puestos de artesanías y comida y mucha gente que espera con expectación la caída del sol. Como dato curioso os cuento que los barcos de crucero deben de abandonar el puerto 2h antes de la puesta de sol para no entorpecer la vista. En esta plaza encontramos también un buen número de tiendas, galerías de arte y restaurantes en el edificio que en su día fue sede de los US Coast Guard que cuenta con la única escalera mecánica de la isla. Continuamos caminando por el paseo marítimo hasta Opal Key Marina, un puerto deportivo donde vimos unas impresionantes lanchas multicolor. De allí salen excursiones para hacer snorkel en el arrecife y paseos en barco con fondo de cristal. Subimos por la Greene St y vimos una tiendecita de cometas de lo más pintoresca y un poco más arriba, el famoso Capt Tony’s Saloon, uno de los bares más famosos de Cayo Hueso. Fue el original Sloppy Joe’s Bar, del que os hablaré más adelante. Lleva décadas en funcionamiento, desde 1933 y por allí han pasado personajes célebres como Truman Capote, Tennessee Williams y el mismísimo Ernest Hemingway. El Capitán Tony fue pescador, gerente de casino y hasta alcalde de Key West.

KEY WEST

Llegamos a Duval St y giramos a la izquierda para ver el Restaurante Bagatelle, es otra casona colonial preciosa donde creo que se come bien, pero no lo probamos. Continuamos por Duval St y en la esquina con la calle Caroline St encontramos otro bar emblemático de Key West en otra casa preciosa, mejor dicho son 3 en uno. The Bull, The Whistle Bar y Garden of Eden, cada uno en una planta de la casona. Muy cerquita, pero en la acera de enfrente está el Hard Rock Café que presume de tener una colección de recuerdos del Rock & Roll que solo se puede encontrar allí.

KEY WEST

Pasamos un momento por el hotel para cambiarnos y nos fuimos a la playa. Seguimos caminando por Duval St hasta el final, es decir, hasta la costa opuesta del cayo y bajando por la South St nos topamos con el barril que señaliza que ese es el punto más al sur de los Estados Unidos continental y que también es el punto más cercano a Cuba, solo 90 millas.

Punto más al sur de los EEUU continental y también el más cercano a Cuba

Tras las fotos de rigor, seguimos hacia Fort Zachary Taylor Historic State Park Beach.

FORT ZACHARY BEACH

Como veis es una playa muy buena de arena blanca y mar turquesa, dicen que es la mejor de Key West. Se puede nadar, hacer snorkel y si te gusta pescar, también está permitido. Nos dimos un buen bañito, nos secamos al sol y esperamos para ver allí el atardecer en el punto, donde el Océano Atlántico se encuentra con el Golfo de México.

Key West Sunset

Para cenar escogimos un restaurante que estaba en el muelle, por lo que tenía buenas vistas al mar y además también tenía muy buenas opiniones en Tripadvisor. Se trata del Stoned Crab. La cena estuvo muy rica y a un precio asequible.

La vida nocturna de Key West es muy animada. El local quizá más famoso es el Sloppy Joe’s, que abrió justo cuando terminó la prohibición del alcohol en 1933 y dicen que el mismísimo Ernest Hemingway lo frecuentaba ya que era amigo de su propietario, Joe Russel, más conocido como Sloppy Joe. Había tanta cola para entrar que desistimos y fuimos al Capt. Tony’s Saloon. Tenía mucho ambiente, había un grupo tocando en directo y la decoración era de lo más original, aquí os pongo una imagen que vale más que mil palabras.

Capt. Tony’s (Key West)

Día 5: Everglades National Park – Miami

La mejor época para visitar los Everglades es de noviembre a marzo.

Salimos temprano de Key West porque de camino a Miami queríamos visitar los Everglades. Al llegar a Homestead dejamos la US1 y seguimos por la 997 hasta llegar a la 41 donde nos desviamos a la izquierda siguiendo las señales hacia el Parque Nacional, está bien indicado. La única manera de recorrer este parque o mejor dicho, parte de él, es en airboat, unas embarcaciones muy curiosas dotadas con un potente motor y una hélice de avión, capaces de moverse con soltura tanto por el agua como por el lodo y las altas hierbas, eso sí, hacen mucho ruido. En ellas se recorren los canales y se puede observar la fauna y flora del lugar.

Airboat

Nos dirigimos a la taquilla para comprar las entradas. La entrada vale $27 e incluye un recorrido en airboat de 30 minutos, un espectáculo de vida silvestre y un sendero por la jungla con plataformas de observación y exhibiciones. El horario es de 9 a 17h, el último espectáculo es a las 16:30 y el último airboat sale a las 17h. Vimos que los recorridos en airboat salían cada 30 minutos y el siguiente estaba a punto de salir, así que fuimos hacia el embarcadero y comenzamos la aventura. Los Everglades son unos humedales situados al suroeste de la península de Florida ocupando nada menos que 6104 km2 . Parece ser que se formaron durante miles de años por el desbordamiento del lago Okeechobee por las fuertes lluvias. El agua, que no está estancada, fluye de norte a sur lentamente. Fue declarado Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es el hábitat de numerosas especies, entre ellas aves zancudas como los flamencos, la gran garza azul, ibis, ciervos, la pantera de Florida, en peligro de extinción, reptiles, pero indiscutiblemente los protagonistas son los caimanes y cocodrilos, de hecho es el único lugar del mundo en que estas dos especies conviven pacíficamente. Los caimanes o alligators se diferencian de los cocodrilos por la forma de su cabeza y morro, más anchos, más cortos y los dientes no sobresalen cuando tienen la boca cerrada, sin embargo esto sí ocurre en los cocodrilos. Otro dato curioso es que son de los pocos reptiles que tienen voz, es decir, emiten potentes rugidos para disuadir a sus enemigos. No son agresivos a menos que ellos o sus nidos se vean amenazados.

Al terminar el trayecto en el airboat hicimos el recorrido por el Jungle Trail y las plataformas de observación. La verdad es que nos gustó mucho la visita y la recomendamos totalmente. Solo nos quedaban 50 minutos hasta Miami y al llegar fuimos directamente a Key Biscayne, no queríamos dejar de conocer la playa y el faro.

KEY BISCAYNE

Key Biscayne es una pequeña isla frente a Coconut Grove unida a tierra firme por puentes. Para llegar atraviesas también Virginia Key, donde está el Miami Seaquarium.

Key Biscayne & Skyline Miami

Primero fuimos a Crandon Beach, una playa espectacular de arena blanca y palmeras, mucho más tranquila que las de Miami Beach.

Crandon Beach Key Biscayne

Después de darnos un bañito y comer algo en un chiringuito fuimos a ver el faro Cape Florida, un faro histórico ubicado en un extremo de Key Biscayne. Se puede visitar, pero tendrás que subir 109 escalones para gozar de unas vistas espectaculares. Al lado del faro hay una playa muy buena también con sobrillas y tumbonas.

Cape Florida Lighthouse

Fuimos al hotel, nos arreglamos y fuimos a cenar a Miami Beach, más concretamente al restaurante Red, The Steakhouse en South Beach. Yo no soy muy de carne, pero allí la pedí y puedo decir que es espectacular, tierna, tierna y muy sabrosa. Además también tienen una amplia bodega. El precio no se puede decir que sea barato, pero desde luego sí que tiene una excelente relación calidad-precio. La cena de los dos con vino nos salió por algo más de 100€.

Y con este buen sabor de boca, nos despedimos de Miami, de Florida y de Estados Unidos deseando volver muy pronto.

Espero que te haya gustado y sobre todo que te sirva de ayuda para planificar tu viaje.

PUEDES VER EL VÍDEO DEL VIAJE PULSANDO EN LA FOTO

Publicada el
Categorizado como AMERICA

Por Los Viajes de Gema

Viajera incansable ... Los Viajes de Gema nació con la intención de ayudar a todos los viajeros a planificar sus viajes. No pretendo hacer un reportaje de cada lugar que visito, sino ofrecerte información para que puedas planificar el tuyo, días necesarios, qué da tiempo de ver cada día, qué documentación necesitas, hoteles, restaurantes y todo aquello que pueda ser práctico, anécdotas, curiosidades y consejos... y si eres de los que no viajan, podrás conocer buena parte del mundo desde tu sofá. BUEN VIAJE!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *